El coronavirus da su mayor parón en España con otros 3.477 contagios y 517 muertes más

El ritmo con el que sigue avanzando el coronavirus ha dado este lunes el mayor parón desde que se desatara la crisis en nuestro país, dejando otros 3.477 casos -una cifra muy similar a la del pasado 19 de marzo-, y una nueva caída de fallecidos, que alcanzan los 17.489 tras 517 nuevas defunciones.

Loading...

El ritmo con el que sigue avanzando el coronavirus ha dado este lunes el mayor parón desde que se desatara la crisis en nuestro país, dejando otros 3.477 casos -una cifra muy similar a la del pasado 19 de marzo-

Los positivos se han incrementado un 2 % en 24 horas, medio punto menos que ayer, cuando ya se registró un mínimo histórico tras mejorar los datos del viernes santo, lo que viene a demostrar que la tendencia de la curva de la COVID-19 sigue a la baja.

Echando la vista al pasado 25 de marzo, fecha en la que los expertos sitúan uno de los primeros cambios de tendencia de la curva, la velocidad de propagación ha ido cayendo progresivamente desde el 20 % registrado ese día, al 18 % y 14 % de las dos jornadas sucesivas, al 8,1 % de una semana después o al 4,39 % del 8 de abril.

De la misma forma, se han contabilizado 102 muertes menos que el domingo, cuando se había producido un ligero repunte respecto al sábado, día en que se había logrado retrotraer la curva de las defunciones a niveles del 24 de marzo con 510 muertes.

Todo ello hace que, por cuarto día consecutivo, y tras bajadas progresivas sin repuntes desde el mismo 25 de marzo, cuando se alcanzó el 27,3 %, el ritmo con el que han crecido los fallecimientos de personas contagiadas se sitúe por debajo del 4 %: en concreto, hoy ha sido del 3,04 %, el más bajo lento hasta la fecha.

La mejor noticia es que casi cuatro de cada diez (38 %) personas que han enfermado por el coronavirus lo han superado: hoy son 2.336 más que ayer, que elevan el total a 64.727. España es así el país del mundo que más altas ha concedido, ya que casi doblan a las de Estados Unidos (32.634).

No obstante, sigue siendo el segundo país, solo superado por el norteamericano, en número de contagios y de fallecimientos.

Aunque eso no le convierte en el país más letal: la tasa de letalidad en España es del 10,32 %, por debajo de la de Países Bajos (10,7 %), Bélgica (12,14 %), Reino Unido (12,59 %), Italia (12,73 %) y Francia (15,09 %).

Mientras, el Ministerio de Sanidad sigue sin ofrecer el recuento total de pacientes que han requerido de cuidados intensivos porque las comunidades de Madrid, Castilla y León y Galicia continúan sin notificar los datos acumulados, sino el número de ingresos que había la tarde anterior.

El frenazo de la curva coincide con las dudas que ha suscitado la vuelta al trabajo de los profesionales de los servicios no esenciales ante el temor de que pueda suponer un repunte de casos; de ahí que las autoridades sanitarias sigan llamando a la prudencia y la responsabilidad individual para que todo el sacrificio hecho hasta la fecha no haya sido en balde.

Una vuelta que no supone en absoluto el inicio de la fase de desescalada: solamente se ha reanudado la actividad en un número muy determinado de sectores, “pero seguimos en fase de confinamiento”, con la que el Gobierno espera cumplir el objetivo marcado para esta semana, que es el de doblegar la curva, ha subrayado en rueda de prensa el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Cuando comience esa vuelta progresiva a la normalidad, será homogénea en todo el territorio nacional, ha zanjado el ministro al ser preguntado por si se contemplaba el adelanto en comunidades como Canarias, con un bajo número de positivos.

Hoy se ha comenzado con el reparto de mascarillas en los medios de transporte públicos de las comunidades en las que no es festivo para hacer más seguro el regreso a los trabajadores de los servicios no esenciales.

Por ejemplo, 13.375 personas han usado esta mañana en Madrid los servicios de cercanías de Renfe, cifra que supone un aumento del 53 % sobre el lunes anterior, pero muy por debajo de los más de 110.000 que utilizan este servicio en un día normal.

Aunque la jefa de área del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, María José Sierra, ha recalcado que estos artículos son un complemento, “y no el más importante”, porque son otras medidas “las que de verdad” acortan la capacidad de transmisión del coronavirus: la detección precoz y el aislamiento de las personas que comiencen síntomas.

La doctora ha insistido en que no hay estudios “firmes” con una “evidencia clara” de su utilidad en la prevención, pero los organismos internacionales se han pronunciado “claramente”. “Además de que son una barrera, el papel más importante es que minimiza toda esa dispersión de las gotitas respiratorias”, ha explicado.

A lo que el ministro ha añadido que su uso generalizado está recomendado cuando no se puedan cumplir tres prioridades básicas como son la de mantener una distancia interpersonal, preferiblemente de dos metros y nunca inferior a un metro, el lavado frecuente de manos y mantener la higiene en los espacios públicos y privados.

Illa ha asegurado que va a haber que sacar “muchas lecciones” de la pandemia de coronavirus; una de ellas, “probablemente, sea la revisión de cómo está funcionando todo este sector”, en referencia a las residencias de mayores.

El Gobierno sigue esperando los datos de todas las comunidades para dar una cifra oficial, y cuando la remitan y sea analizada por los técnicos se hará pública. No obstante, ha vuelto a insistir en que el recuento de fallecimientos es “muy estricto” en nuestro país, de tal forma que toda persona diagnosticada por coronavirus que muere se computa como fallecido por COVID-19.

Loading...