La cuarentena ha golpeado la venta de panes

El virus ha golpeado fuertemente la comercialización de los panes, ya que las restricciones de horario y la poca afluencia de clientes en la calle no permiten a los panaderos generar las necesarias ganancias.

Loading...
El virus ha golpeado fuertemente la comercialización de los panes, ya que las restricciones de horario y la poca afluencia de clientes

Según comentaron encargados de panaderías, la clientela ha acatado como debe ser la recomendación de no salir de sus respectivas casas, además de que la escasez del combustible termina por reducir considerablemente la afluencia de personas en busca del pan.

Toda esta situación ha provocado una disminución en cuanto a las ventas de los panes en sus diferentes presentaciones, lo que representa un duro golpe al negocio del ramo panadero.

Al respecto, Eudomar Meneses destacó que “el rubro como tal está en los anaqueles, ahí están, lo que pasa es que la gente no está asistiendo al negocio por la falta de gasolina, eso hace mermar las ventas. Otras de las causas es que mucha gente ha acatado su resguardo en su casa, sin embargo, hay pan y estamos prestando el servicio”.

Por su parte, Miguel Esparza detalló que “las ventas han bajado un poco por las consecuencias de la cuarentena, no hay mucho tránsito de personas, y sucesivamente se va aunando la falta del transporte público, la reducción en los horarios de ventas y así sucesivamente”.

Meneses agregó que “se pude decir que estamos vendiendo la mitad de lo que se vendía habitualmente cuando estaba todo normal, sin el virus mundial; en cuanto a la materia prima, la harina ha llegado con regularidad, pero con costos algo elevados y eso va generando aumento en el producto”.

Cabe destacar que aunque los precios varían diariamente, el pan campesino se cotiza entre 40 y 60 mil bolívares; el pan canilla se vende entre 25 y 30 mil; el pan de Sandwinch cuesta al menos 120 mil bolívares, el pan redondo o denominado napolitano ronda los 100 mil bolívares.

Los comerciantes panaderos resaltaron que, a pesar de la restricción de los horarios, mantienen abiertas las puertas de sus negocios, ofreciendo no solo el pan sino otros rubros alimenticios y bebidas que pueden solucionar una cena o un desayuno.

Vale la pena destacar que las panaderías tienen permiso para trabajar de lunes a sábado en horario corrido hasta las 5:00 de la tarde, mientras que los domingos es hasta las 2:00 de la tarde.

JOSÉ CARPIO G | elsiglo

Loading...