Secuestraron y luego asesinaron a una promotora en La Segundera

En la mañana de este sábado, vecinos del sector La Segundera en Cagua del municipio Sucre, amanecieron estremecidos y a la vez sobresaltados tras conocer la trágica noticia del fallecimiento en circunstancias muy espeluznantes de una joven que trabajaba como promotora para una reconocida empresa transnacional ubicada en la jurisdicción de Santa Cruz.

Loading...
La Segundera
La joven fue vista con vida en esa residencia

La víctima de ese episodio sangriento quedó identificada como Yusbelín Angélica Meléndez Alecio, de 37 años de edad, soltera y domiciliada en el lote 25, transversal 37, casa número C-03 de la urbanización La Ciudadela.

De acuerdo a la denuncia, la joven fue vista con vida en esa dirección durante mañana del martes 10 de marzo, y después los familiares y vecinos no tuvieron más información sobre su paradero. La chica era muy apreciada en la comunidad. Luego los parientes interpusieron una querella como persona desaparecida en la Subdelegación de Cagua y este viernes a las 4:00 de la tarde aproximadamente, en las inmediaciones del Distribuidor San Mateo, en la Autopista Regional del Centro, las autoridades de la Base de Homicidios de Aragua localizaron el cadáver de una persona.

Tras las evidencias encontradas en la escena del suceso, se determinó que se trataba de la promotora y la versión de persona desaparecida cambió radicalmente transformándose en un vil asesinato, en donde hay tres funcionarios policiales presuntamente vinculados en ese desgarrador hecho y tres sujetos plenamente identificados, ya detenidos y puestos a las órdenes del Ministerio Público. El cuarto sospechoso cayó liquidado en un presunto enfrentamiento.

POR UN CARRO

Indagando sobre ese hecho, se tuvo información extraoficial que la muchacha estaba negociando la venta de un vehículo de su propiedad, un Chevrolet, modelo Aveo, de color rojo, año 2008, placas AA624JO, cuyo pago se realizaría en dólares.

Bajo engaño y tras pactar con la víctima, los delincuentes quedaron en verse con ella en el sector 1 de La Segundera, específicamente en la vereda 10, casa número 1, y de acuerdo a las fuentes consultadas, en ese sitio los hampones procedieron a asesinarla.

Todo indica que ese inmueble de La Segundera, situado a pocos metros de una canal de aguas servidas, vivía su pareja, muerto en un enfrentamiento. Para no verse comprometido en la investigación de los funcionarios de la Base de Homicidios, los responsables de ese acto criminal, tanto cómplices como materiales, trasladaron en un vehículo aún sin precisarse el cadáver de Yusbelín Meléndez.

Yusbelín Angélica Meléndez Alecio, muerta
Yusbelín Angélica Meléndez Alecio, muerta

De la residencia, para desorientar a la comunidad, los individuos sacaron el cuerpo en horas nocturnas y lo trasladaron al sector La Exclusiva, un sitio cercano de La Segundera. El homicidio ocurrió un día después de la misteriosa desaparición.

Y en la parte interna de las instalaciones del club Chalet, situado en la calle Don Simón, parcela 25, los sospechosos procedieron a quemar a la promotora para borrar toda evidencia y así complicar aún más la investigación policial.

Logrado ese propósito, los homicidas recogieron parte de la estructura orgánica y la arrojaron en tres bolsas negras a un sector abandonado de la Autopista Regional del Centro, adyacente al Distribuidor San Mateo, tramo Aragua. La osamenta ya estaba en proceso de calcinación.

PISTAS

Antes de localizar los restos de la joven, una comisión policial sostuvo un enfrentamiento con unos sujetos en la calle Inmaculada, casa número 26 en San Vicente del municipio Girardot.

Se trataba de Jhon Stalin Medina Ojeda, 37 años, titular de la cédula de identidad V-15.489.611, quien fungía como pareja sentimental de Meléndez.

Se indicó de manera extraoficial que el individuo fue uno de los verdugos de la trabajadora de la empresa transnacional, y quien habría planificado la muerte de su novia para quedarse con los dólares.

Durante el trabajo de campo, los sabuesos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas colectaron evidencias de interés investigativo y además se percataron que Medina Ojeda tuvo alguna vinculación con la desaparición de la muchacha y del porque el enfrentamiento.

Se inicia una investigación a fondo y en el desarrollo de la misma, se ubica el paradero de unos autores materiales del crimen de la joven, quien condujo a los funcionarios hasta el Distribuidor San Mateo en el municipio Bolívar, en donde se realizó el hallazgo en la tarde del viernes.

LA CAJA DE PANDORA

Mediante análisis de llamadas telefónicas, entrevistas a testigos y algunas personas puntuales, así como del trabajo de campo, los expertos en materia de investigación criminal se consiguen con una sorpresa de grandes dimensiones, es decir, una Caja de Pandora.

Entre los homicidas figuran tres funcionarios policiales y tres civiles. Ante esa acción negativa, tuvo conocimiento del asunto la Fiscalía Trigésimo Segunda del Ministerio Público.
Luego de varios allanamientos, los sabuesos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas practicaron la aprehensión de casi todos los responsables de ese macabro hecho que estremeció a los vecinos de La Segundera.

TRAS LAS REJAS

Se informó que los capturados responden a los nombres de Francisco Javier Ojeda Ojeda, de 18 años de edad, Jonny Snaeder Medina Ojeda, de 37 años de edad y Neygert Luis Suárez Valles, de 47 años.

Asimismo cayeron en manos de la justicia los funcionarios policiales Carlos Augusto León Navas, de 30 años de edad, Leonardo David Blanco Martínez, de 25 años, y Luis Alejandro Carmona Becerra, 26 años de edad, quienes quedaron en manos del Ministerio Público.

Vale precisar además que durante la investigación, los oficiales de la Policía de Carabobo recuperaron el Aveo en un dispositivo de revisión de vehículos y se percataron que la unidad se encontraba solicitada por la Delegación de Aragua. El crimen no paga y ahora los involucrados tendrán que rendir cuentas ante la justicia.

Asimismo se resalta que los pesquisadores localizaron tres bolsas negras contentivas en su interior de restos de la osamenta perteneciente a la víctima, quien fue denunciada como persona desaparecida por una de sus hermanas.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO

Loading...