Las virtudes de la oración al corderito manso y la oración de la mañana para encontrar la paz espiritual

Orar

Loading...

Orar no son solamente plegarias que levantamos a Dios para pedir por nuestras necesidades, es sobre todo una conversación  contemplativa con el Divino que está llena de respeto, amor y sobre todo de mucha fe.

Cómo realizar la oración al corderito manso

La oración nos da paz, ya que es una vía para desahogarnos con el altísimo. También nos ofrece consuelo, ya que al orar experimentamos un alivio gracias a la certeza de que Dios nos está escuchando y también nos llena de sabiduría, ya que cada día conocemos un poco más de las bondades de Dios y del poder de su palabra.

Independientemente de cuál sea ese poder superior, la oración siempre está presente para poder obtener algún beneficio espiritual.

Más que una oración contemplativa o de súplica, la oración al corderito manso es un ritual espiritual que se usa para amansar o dominar a una persona, ya sea en el ámbito personal o sentimental.

Como nos enseñan desde Parroquia Virgen de Garabandal la oración al corderito manso usa la imagen del cordero como ese animal fácilmente domesticable, y del cual podemos dominar sin mucho esfuerzo.

El significado del cordero dentro del mundo espiritual tiene su origen en la tradición judeo cristiana, sobre todo en los evangelios como el de San Juan, que aparece en la biblia que representan a Dios como un cordero que se sacrifica por los pecados de humanidad.

En el mismo evangelio, San Juan exclama que Jesús es el cordero hijo de Dios que quita todos los pecados del mundo, siendo uno de los elementos más sagrados del cristianismo y en específico, del catolicismo.

Para ejecutar este ritual, primero debemos definir hacia quien será dirigida la oración, siendo las más comunes para amarrar a un amor, amansar a alguien o alejar a los enemigos.

Se necesitan como materiales una vela blanca, una mesa, la foto de la persona (sin acompañantes) y un manojo de hojas de ruda. Encendemos la vela y colocamos la foto al lado junto las hojas de ruda, recitamos la oración, y después de finalizada, doblamos la foto.

Este ritual puede hacerse varias veces para que haga efecto, parte de la oración contemple pedir a “Jesús, María y José que (nombramos la persona) se acerque con un humildad y suavidad”, tal como lo hacen los corderos. Junto a esta oración también se recomienda la oración de San Alejo y las oraciones para proteger a los niños.

La importancia de la oración de la mañana

Si la oración es vitamina para el alma mucho más lo es si la realizamos en la mañana, ya que no hay mejor forma de dar gracias al creador por despertar y disfrutar de un nuevo día.

Esa oración por la mañana sirve para recargar las vibraciones espirituales y entablar esa comunicación con Dios, preparándonos para afrontar los retos que tiene en las horas y día por venir.

Cuando oramos por las mañanas no solo damos gracias al Creador, sino que conectamos con la divinidad y confirmamos que somos parte de ella gracias al amor incondicional de Dios para con nosotros.

Comenzar el día con una oración matutina nos da fuerzas y sobre todo la seguridad para afrontar retos, problemas y adversidades típicas de cada día. También es un momento propicio para dar gracias por las cosas que ya tenemos y pedir por los problemas que esperan por una solución.

Otra ventaja de orar en las mañana es que las plegarias matutinas no llena de mucho ánimo e impregna en nuestro ser un halo de positivismo pleno, que es acompañado por la protección celestial que nos beneficia durante todo el día; tanto en la casa como en el trabajo.

Junto a la oración a Jesús o la Virgen María, también podemos elevar oraciones al Espíritu Santo que es parte del mundo celestial y nos da la misma protección además de ser el guía máximo del poder de Dios.

Oraciones comunes de la mañana comienzan con un “Gracias Dios”, “Te pido por este día”, “Ilumina mi camino” y siempre pidiendo todo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Loading...