La tecnología climática se separa de la tecnología limpia

68

Como observador (relativamente) experimentado en inversión en tecnologías para reducir las emisiones de dióxido de carbono, estoy encantado de ver a inversionistas expresar un interés recién descubierto y aparentemente sincero hacia el cambio climático.

El nuevo interés trae consigo una nueva nomenclatura, y los sectores que una vez cubrí como energía alternativa, energía renovable y tecnología limpia ahora son “tecnología climática”. Como sea que lo llamemos, hay una oportunidad para que las nuevas tecnologías reciban financiamiento, para que prosperen los nuevos modelos de negocio, e idealmente para que todos reduzcamos las emisiones y quizás incluso eliminemos el dióxido de carbono de la atmósfera.

Las tecnologías relacionadas con el clima y los modelos de negocios fueron difamados o ignorados por los inversionistas en etapa inicial después de fallas de alto perfil respaldadas por empresas y gobiernos como Solyndra. Para ponerlo en un par de términos de economistas de renombre, ¿podríamos argumentar para la tecnología climática que “esta vez es diferente”? ¿Son las cosas lo suficientemente diferentes como para que lo que una vez fue llamado tecnología limpia evite algunas de sus fallas anteriores? Katie Fehrenbacher de GreenBiz ha estado cubriendo el sector desde los días de tecnología limpia, y la semana pasada capturó la pregunta clave para hoy: “si/cuándo la tecnología limpia vuelve a ponerse de moda en Silicon Valley, ¿cómo será?

Muchas inversiones podrían no ser fundamentalmente nuevas. Es climático. Es tecnología. ¿Pero es tecnología climática? Al anunciar el mes pasado que iba a invertir en la plataforma del mercado energético Leap, Union Square Ventures dijo “estábamos entusiasmados de encontrar redes en múltiples niveles: a nivel de red, una red de electrones; a nivel de mercado, una red de transacciones y productos financieros; y a nivel de datos, una red de dispositivos y aplicaciones conectados”.

Eso es todo cierto, pero los electrones han sido conectados en red por cables de transmisión y distribución durante más de un siglo. La gente los ha estado comprando todo ese tiempo, y los componentes clave del sistema eléctrico han estado en la red por cinco décadas Sin embargo, el costo enormemente reducido de las redes y el número enormemente aumentado de dispositivos conectados con capacidades computacionales muy mejoradas es nuevo. Tal vez una mejor manera de decirlo es que esta generación de empresarios de tecnología climática tiene un sistema enormemente mejorado para adherirse.

Puede que no haya nada de malo con las viejas ideas que cobran nuevamente luz y vida. Hace ocho años, Marc Andreessen dijo que “una de mis teorías de trabajo en este momento es que básicamente todas las ideas de la era de las puntocom eran correctas”. Benedict Evans desarrolló sobre la teoría de trabajo de Andreessen en 2018, preguntándose “cuántas ideas que la gente rechazó en la burbuja porque necesitaban demasiada adopción del consumidor o demasiado capital también podrían funcionar ahora”.

Loading...