Los mitos sobre la primera vez

227

A veces, la virginidad es tomado como un tema prohibido del que no se debería hablar cuando en realidad es algo totalmente natural. Todos sueñan con que esa primera vez sea especial, pero todo puede terminar como un desastre, especialmente si ambos son inexpertos.

Por ellos, aquí te mostraremos algunos datos que nadie te dijo sobre tu primera vez y que pueden ser fundamental en el momento en que tengas relaciones sexuales.

El momento soñado puede convertirse en un caos, ya que el no saber en qué posición colocarte, dudar en si duele o no, entre otras cosas más, te pueden dar estrés y no te harán disfrutar el momento junto a tu pareja.

Algunos hombres también tienen interrogantes sobre es “primera vez”. Si no has ensayado previamente cómo colocártelo, puede que tengas complicaciones en ponerte el preservativo a la primera, salvo que tengas mucha suerte.

Si relacionas al himen con algo sellado en tu vagina, quizás te equivoques. El himen suele causar cierta molestia o sangrado la primera vez que tienes sexo porque se estira o se rompe. Incluso, puede que ya se te haya roto mientras ibas en bicicleta o realizabas alguna actividad porque el himen solo es una parte más de tu cuerpo.

Luego de perder tu virginidad, te sientes diferente. Algunas personas tienen la sensación de tener que enfrentar al mundo, ya que creen que todos los miran juzgándolos.

Tras tener relaciones sexuales, tu cuerpo comienza a experimentar una serie de cambios que son producidos por el efecto de las hormonas estrógeno y progesterona, más conocida como las “hormonas femeninas”.

Si crees que es imposible salir embarazada en tu primera vez, estás totalmente equivocada. Es mejor tener tu primera vez con una adecuada protección.

Si eres de los que piensan que después de tener ese momento especial, tu vida dará un giro de 180° y todo será color rosa, te darás un duro golpe. Al día siguiente te das cuenta que tus días son iguales como siempre.