Manifestantes en Francia “Preferimos perder unas navidades que nuestras pensiones”

Tras casi un mes en huelga, los trabajadores de los transportes públicos franceses se dicen dispuestos a continuar el paro hasta la retirada de la reforma de las pensiones.

Loading...

Después de casi un mes en huelga contra la reforma de las pensiones impulsada por el presidente francés, Emmanuel Macron, las cuentas de quienes la están secundando empiezan a pesar. Los paros ininterrumpidos desde el 5 de diciembre ya le han costado a uno de ellos, Patrick Sivadier, conductor de una línea de cercanías de París, casi 2.000 euros, prácticamente un mes de salario. Una pérdida que hay que multiplicar por dos porque su esposa, Patricia, agente de estación de la misma compañía de transporte público parisina, también apoya la protesta. “Hace semanas, empezamos a acaparar arroz y pasta, por si acaso”, cuenta. Las celebraciones de Navidad han sido más sobrias este año y la cuesta de enero promete ser más dura que nunca.

Pero pese al coste económico, los Sivadier siguen acudiendo a cada manifestación que convocan los sindicatos junto a su hijo Loïc, un universitario de 20 años que se ha saltado varias clases para acudir a las protestas con sus padres y están dispuestos a mantener el pulso con el Gobierno el tiempo que haga falta.

“Preferimos sacrificar un salario que nuestras pensiones y las de nuestros hijos y las de los hijos de todos los franceses”, corrobora Karim, un conductor de tranvía en París de 34 años que prefiere no dar su apellido y que está también en huelga desde el primer día en que pararon los servicios metropolitanos de transporte público y los trabajadores del servicio nacional de ferrocarriles (SNCF).

Su salario es el único que entra en un hogar con dos niños pequeños, pero afirma que su familia lo apoya, aunque estas navidades también hayan sido más difíciles para todos. “Un Papá Noel perdido no es grave. Preferimos perder unas navidades que las pensiones”, martillea.

El País

Loading...