Conoce algunas curisidades sobre las uvas de fin de año

351

Las doce uvas que se comen durante las campanadas de media noche el 31 de diciembre, reciben el nombre de uvas de la suerte. Es una tradición española, y por extensión de algunos países hispanoamericanos, que se remonta al siglo XIX o principios del XX, según diferentes teorías.

Las uvas de Nochevieja que se coman sean doce puede tener dos explicaciones: que sea por los doce meses con los que cuenta un año, o por las doce campanadas que suenan en la última hora del año. Posiblemente sea una mezcla de ambas. Lo cierto es que se cree que ingerir uvas en Nochevieja trae buena suerte para el resto del año.

Las doce uvas que se comen durante las campanadas de Nochevieja reciben el nombre de uvas de la suerte. Es una tradición española, y por extensión de algunos países hispanoamericanos, que se remonta al siglo XIX o principios del XX, según diferentes teorías.

Que las uvas de Nochevieja que se coman sean doce puede tener dos explicaciones: que sea por los doce meses con los que cuenta un año, o por las doce campanadas que suenan en la última hora del año. Posiblemente sea una mezcla de ambas. Lo cierto es que se cree que ingerir uvas en Nochevieja trae buena suerte para el resto del año.

Son dos las teorías existentes sobre el origen de tomar uvas en Nochevieja.

La primera hay que buscarla en la década de los 80 del siglo XIX, cuando la prensa de la época se hace eco por primera vez de la costumbre de beber vino espumoso y de comer uvas en Nochevieja como una moda entre la burguesía española, especialmente la madrileña, a imitación de la que llevaba ya años entre los burgueses de Francia.

De de ser cierta, la mejor campaña de marketing de todos los tiempos. Tendría su origen en el Alicante de 1909, cuando los productores de la uva Aledo, típica de la zona, tuvieron una cosecha tan excelsa que se vieron al final del año con un ingente excedente.

Las uvas de Nochevieja no son la única tradición de esa noche mágica, aunque sí la más arraigada. Otras son comenzar el año con ropa interior de color rojo, brindar con cava o champán, cenar opíparamente y comer turrón como si no hubiera un mañana. Pero la mejor tradición es, sin duda, pasarlo a lo grande con los seres queridos. ¡Feliz Año Nuevo!… y que no se te atragante (la uva).