De tiro en la cabeza ultimaron a un hombre en local nocturno

A Nelson David Orozco, de 42 años de edad, lo mataron de un tiro en la cabeza en el momento que se encontraba en el local nocturno El Pool de Boquerón, ubicado en el sector Boquerón, parroquia Sucre del municipio Libertador, al oeste del Distrito Capital. El suceso se registró a eso de las 4:00 de la madrugada del pasado domingo.

Loading...

La esposa de Nelson David, Yanira Thopsom, relató en la morgue de Bello Monte, que su esposo era asiduo visitante al local. Ella también lo acompañaba, pero el pasado sábado no estaba en condiciones de ir con su pareja, quien se fue en compañía de algunos primos, amigos y vecinos.

Según la versión que le dieron, su esposo cuando se encontraba bailando escuchó una fuerte discusión entre una pareja. Nelson David, reconoció al hombre que discutía acaloradamente con la mujer y decidió intervenir para calmar los ánimos.
El hombre violento, conocido como “El Gordo”, de apellido Pantaleón, escuchó a Orozco, quien al parecer logró el propósito de calmarlo.

Orozco iba a tomar de nuevo a su compañera de baile para continuar la fiesta, cuando se escuchó una detonación y Nelson David se desplomó en la pista con un tiro en la cabeza.
Los familiares lo auxiliaron y trasladaron al Hospital Los Magallanes de Catia, donde no pudo se ingresado por falta de recursos médicos e insumos. Lo llevaron al Hospital de los Seguros

Sociales Dr. Miguel Pérez Carreño, pero fue ingresado sin vida.
La víctima vendía libros por encargo a una clientela fija, así como útiles escolares. Dejó dos hijas de 13 y 20 años de edad. El autor del homicidio, “El Gordo”, huyó del lugar y quedó solicitado en todo el territorio nacional.

DEGOLLADO

El pasado lunes 18 del presente mes, asesinaron a Rubén Darío Zerpa, de 29 años de edad, cuando se encontraba en un sitio que frecuentaba en el sector El Hueco de Los Magallanes de Catia, al oeste del municipio Libertador, Distrito Capital.

Un allegado de la víctima dijo en la medicatura forense que Rubén Darío consumía drogas y tenía varios meses en situación de calle. El día del suceso, en horas de la noche, se escucharon gritos desesperados del hombre que pedía ayuda. Con un cuchillo filoso lo degollaron. Nadie acudió a la demanda de auxilio, la víctima dejó 3 hijos.

EFRÉN PÉREZ HERNÁNDEZ | elsiglo – Caracas

Loading...