Muertos a tiros cuatro sospechosos en el crimen del detective del Cicpc

En dos sectores de la población de San Mateo del municipio Bolívar del estado Aragua, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, adscritos a La Victoria, durante un dispositivo de investigación y trabajo de campo en relación a la muerte de un detective del Cicpc la semana pasada en un sector de La Julia del municipio Santiago Mariño, sostuvieron un fuerte enfrentamiento en horas de la madrugada de este lunes.

Loading...
De la vivienda los delincuentes se llevaron de rehén al detective

De acuerdo a las investigaciones, las comisiones procesaron una información confidencial y según las pesquisas preliminares que en la calle La Laguna del barrio Flores de San Mateo en una vivienda cercana al puente de la Autopista Regional del Centro en sentido a la ciudad de Caracas, se ocultaba uno de los cuatro autores materiales de la muerte del investigador del Cicpc, identificado como Yhober Enmanuel Pérez Jaen, de 23 años de edad.

Yhober Enmanuel Pérez Jaen, de 23 años, muerto

Al tenerse la información precisa del presunto indiciado, las comisiones se trasladaron a ese sector y al avistarlo en una actitud sospechosa, se procedió a darle la voz de alto. Sin embargo, el individuo se hizo en las armas contra los sabuesos de la antigua petejota.

En medio de la situación de peligro se produjo un presunto enfrentamiento, en donde cayó herido, e inmediatamente fue trasladado al ambulatorio de la localidad para que le prestaran los primeros auxilios. No obstante, dejó de existir a los pocos minutos.

Se dijo que el sujeto fue identificado como Orlando Yetson García Flores, de 37 años de edad, conocido con el apodo de “El Morocho”, integrante de la banda de “El Angelucho”.
Asimismo se verificó ante el Sistema de Investigación e Información Policial (Siipol), arrojando datos precisos de que el hombre presentaba una reseña por el delito de robo de fecha 13 de marzo del 2019, según PD1 2845921.

También se precisó que el presunto delincuente guardaba relación con las actas procesales por la muerte y robo del detective Pérez Jaen, y en la escena del suceso se recuperó un arma de fuego, tipo pistola, marca Colt, calibre 45, sin seriales visibles y otras evidencias.

Y en otro hecho similar ocurrido en la madrugada de este lunes, en la parte alta del sector Elorza en San Mateo, se escenificó un segundo enfrentamiento donde resultaron heridas tres personas, y de acuerdo a las pesquisas preliminares, las mismas guardan relación con el crimen cometido contra el funcionario Pérez, quien estaba destacado en la Subdelegación de La Victoria.

Fallecieron en el trasladado al ambulatorio del municipio Bolívar, y en el sitio, ubicado en un lugar medio complicado para llegar al mismo, las comisiones recuperaron tres armas de fuego.
Los cadáveres fueron trasladados a la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley sin ningún tipo de identificación, menos el individuo que cayó muerto en la calle La Laguna del barrio Flores.

DATOS PRECISOS

Según el avance de las investigaciones, “El Morocho” y los demás delincuentes muertos en la madrugada de ayer, incurrieron en el crimen cometido en perjuicio del detective Pérez Jaen, hecho ocurrido el 23 de octubre en el parcelamiento La Concepción en La Julia.

Cuatro hombres fuertemente armados ingresaron a una residencia, sometiendo al investigador y a la esposa que en ese momento estaba esperando dar a luz. Al percatarse que su víctima era funcionario, los antisociales lo conminaron a entregar la pistola.

Sin embargo, Yhober Enmanuel les respondió que no era ningún funcionario y además que no cargaba ninguna arma de fuego, cuya situación molestó a los ladrones, quienes sacaron de la vivienda al joven y se lo llevaron en calidad de rehén.

A unos 100 metros de la vivienda, cerca de un terraplén, cercano a la canal de aguas servidas, los malvivientes le dieron muerte. Desde ese momento una comisión multidisciplinaria se abocó a las averiguaciones de rigor.

Tras varios días de intensas investigaciones, los sabuesos identificaron a los homicidas e incluso precisaron sus moradas. Por ese motivo, se trasladaron a la población de San Mateo para detenerlos y ponerlos en manos de la justicia. Sin embargo, entregaron sus vidas en un enfrentamiento.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

Loading...