Vecinos de Mata Caballo cansados de vivir en el olvido

Quienes habitan en la urbanización Mata Caballo del sector Rosario de Paya en el municipio Santiago Mariño, piden que sean solventados los graves problemas que los afectan, entre los que destacan vías en mal estado, falta de alumbrado público y deficiencias en los servicios públicos.

Loading...

Al respecto, Lucía Ramírez denunció que desde hace años la calle 3 de la comunidad se encuentra deteriorada, por ende cada vez que llueve o en su defecto, algunos vecinos lavan sus parcelas, el agua se empoza completamente.

“Eso ha hecho que haya una invasión de zancudos, hace poco limpiaron allí porque el barro era muchísimo más, pero también es inconciencia de algunos vecinos que lanzan su basura en el medio de la calle y por eso es que las aguas no corren y se forma el fango”, comentó.

Asimismo indicó que viven a oscuras porque sólo los postes de la avenida principal de este urbanismo son los que funcionan, “todo esto se mantiene a oscuras, ningún poste tiene luz”.

Por su parte, Oscar Blanco agregó que en la comunidad se sienten abandonados por las autoridades, “estamos a merced de todos los problemas, aquí no hay Gobierno, todo está deteriorado, desde el casco central de Turmero no sirven las vías, entonces si no arreglan ahí que está la alcaldesa, los concejales, qué queda para quienes vivimos en los barrios”.

“Tengo 10 años viviendo aquí y desde entonces sólo hay tres calles asfaltadas, las demás son de tierra, aquí ha venido la Misión Barrio Tricolor y todas esas misiones, pero no han hecho nada”, continuó.

De igual manera, Alix Graterol comentó que el servicio telefónico e Internet están colapsado, “eso no sirve, mi hija tiene que ir al cyber a investigar para poder hacer sus tareas, y la línea telefónica es igual de mala, cuando recibo una llamada se cae”.

Aunque algunos vecinos aseguraron que la bomba de agua de la comunidad fue arreglada hace poco tiempo, Graterol aseguró que en su casa sólo ve llegar el vital líquido a partir de las 10:00 de la noche.

“Paso mucho trabajo porque a esa hora tengo que ponerme a llenar peroles y eso me cansa, cuando me toca lavar hago milagros, debe hacerlo después de las 10:00 de la noche y me acuesto tarde”, dijo.

Es importante señalar que otro de los problemas que aqueja a los vecinos es la escasez de transporte público, muchos deben esperar largo rato para poder tomar un autobús que los lleve a sus destinos o en algunos casos deciden caminar largos trayectos.

PAÚL ESTEBAN TREJO | elsiglo

Loading...