Pacientes renales denunciaron falta de agua en la Unidad de Diálisis

A primera hora de la mañana de este jueves, los pacientes del Centro de Diálisis de Maracay tomaron la avenida Bolívar cruce con la calle Libertad, como medida de protesta pacífica denunciando la falta de agua en ese centro asistencial para recibir el tratamiento correspondiente.

Loading...

Manifestación pacífica en la avenida Bolívar

Durante la acción de calle se impidió el desplazamiento de vehículos en ambos canales, y quienes motorizaban esa acción pidieron disculpas a la población por la interrupción de la vía terrestre. “Si no trancamos la avenida, nuestras voces no son escuchadas”.

Los pacientes renales denunciaron el estado deplorable al que se enfrentan día a día por la carencia del vital líquido en la unidad asistencial, y el problema en cuestión se ha agudizado en los últimos años haciendo cada vez más difícil el servicio de diálisis a los enfermos.

Orlando Contreras, uno de los afectados y en tono de molestia dijo, “trancamos la avenida como medida de presión para que los directivos de la Unidad de Diálisis, la Alcaldía de Girardot y la gente de la Gobernación se enteren, y así tomen las riendas del asunto para por fin tener agua”.

Señaló además, “dependemos de la desintoxicación a diario, y por consiguiente deberían mandar un camión cisterna como enmienda rápida, pero la real solución es instalar un tanque para cuando se vuelva a presentar dicha irregularidad no se paralice el servicio”.

Asimismo afirmó que acudió a este recinto porque allí funcionan 43 máquinas y en el Hospital Central de Maracay, sólo 12. Añadiendo que lleva aproximadamente 8 meses sometiéndose al tratamiento indicado.

Acotó que los directivos del Centro de Diálisis deberían estar pendientes, buscar soluciones al problema y no nosotros. Sin embargo, lo hacemos porque es nuestra vida las que están en peligro sino recibimos el tratamiento a tiempo.

NO HAY PERSONAL

Por su parte, Juan José Roa, otro de los pacientes manifestó que la protesta que realizamos en la avenida Bolívar es para denunciar la falta de personal, la cual se convierte en la gota que derramó el vaso.

“Hay pocas enfermeras trabajando en el Centro de Diálisis y muchas de ellas se han marchado por la baja de los salarios. No hay un estímulo”, afirmó.

Roa explicó que debe haber un promedio de una enfermera por 4 pacientes renales, sin embargo, una atiende entre 12 y 13 enfermos, lo cual es violatorio a las normas establecidas. También añadió que otro de los problemas son las constantes fallas en la electricidad. Cuando se producen los apagones, se interrumpe el tratamiento y las enfermeras deben operar las máquinas manualmente. Vivimos en un constante vía crucis en relación al tratamiento.

RUTH GUERRERO (pasante) | elsiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO

Loading...