Vecinos de San Joaquín de Turmero claman por ayuda gubernamental

129

Como un problema de insalubridad, así describen vecinos de San Joaquín de Turmero, municipio Santiago Mariño, el colapso de las cloacas que mantiene desde hace varios meses a la calle Lazo Márquez repleta de aguas putrefactas.

Loading...
Falta de alumbrado es otro de los problemas en la comunidad

Esta situación mantiene indignada a Yelitza Hernández, una comerciante del lugar, quien indicó que el ambiente de la zona está totalmente contaminado, pues lo único que respiran son olores fétidos.

“Es totalmente abrumante el brote de aguas, esto es un problema infeccioso, las personas pueden acarrear problemas gastrointestinales, respiratorios y cualquier otra enfermedad porque aquí lo que se respira es el olor a cloaca”, manifestó.

Hernández agregó que desde que ella abrió su pequeño negocio en el sector hace tres meses, las cloacas están rebosadas y quienes se han visto más afectados son los niños, que han acarreado diarreas y vómitos.

Hernán Tortoledo
Hernán Tortoledo

Por su parte, Hernán Tortoledo expresó que esta situación tiene más de 6 meses y las razones del colapso del sistema de tuberías se debe a que el cachimbo de una de las casas de la calle Lazo Márquez está obstruido y además se abrió un hueco en el drenaje principal de la zona, luego de un intenso aguacero este se tapó.

“Aquí vino la Alcaldía e Hidrocentro y nos dijeron que hasta que no reparen el mismo problema en otras partes de San Joaquín no vendrán hasta acá, no nos han dado fecha todavía de cuando solucionarán esta problemática que ha generado enfermedades respiratorias y de la piel, aquí la mayoría de los habitantes son ancianos que se han visto perjudicados”, continuó.

Frente a la casa de José González se encuentra uno de los cachimbos colapsados del cual brotan excrementos, ante este panorama el afectado comentó que el mal olor y los zancudos ingresan a su hogar y mantienen azotados a los más pequeños.

“Otro de los problemas acá son las fallas en el servicio de electricidad, aquí la luz se va a cada rato hay noches que la pasamos completamente a oscuras, a eso se le suma la inseguridad en el sector”, dijo González.

A todos estos flagelos se le agrega las fallas en el suministro del vital líquido necesario para las diferentes tareas del hogar y el consumo humano, así lo denunció Abel Medina, “en la semana se va el agua una o dos veces, solo llega a las zonas bajas donde están los chorritos y debemos estar llenando peroles a cada rato”.

PAÚL ESTEBAN TREJO| elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA

Loading...