Queso y huevos siguen por las nubes en La Victoria

El costo en el que las últimas semanas se ha ubicado el kilogramo de queso y el cartón de huevos, ha conseguido que los comerciantes reduzcan sus ventas, esto a raíz de la abstinencia de los clientes, quienes no cuentan con el dinero suficiente para adquirir estos alimentos, sacándolo de la lista de “los resuelve”.

Loading...
Encuestados aseguraron que comer huevos se ha convertido en un lujo

En este sentido, en una entrevista realizada a varios ribenses, que como de costumbre salen diariamente a comprar distintos artículos para la alimentación en el hogar, se pudo conocer que éstos cuando compran los mencionados rubros que ahora cuestan un dineral, lo hacen de a poquito, y con mucho sacrificio, pues pagar huevo o queso significa tener que dejar otras compras a un lado.

Esto sin contar que para muchos esta adquisición representaría gastar todo un sueldo quincenal y hasta mensual, para un alimento que no les pasa a durar sino unos quince días, “estirándolos”.

En el centro de la ciudad de La Victoria, sitio por excelencia donde se dan cita cientos compradores, se pudo corroborar por parte de los vendedores, que la venta de estos dos productos no puede ser menor a la que se está ofertando, pues no les daría la base para seguir invirtiendo.

“No podemos bajar el queso, ni los huevos. Estamos trabajando casi que a precio de distribución y sin embargo no nos da la base, porque cada pedido viene con un incremento. Tratamos de poner los precios lo más ajustado posible al bolsillo, pero se nos hace imposible”, dijo Fátima de Fernandes, encargada de una charcutería en la calle Páez.

Este panorama alcista, según los comerciantes han ocasionado un bajón en las ventas, pues en la actualidad las personas tienen otras prioridades ante que comprar estos alimentos. “Los clientes tienen otras prioridades. No van a preferir comprar un kilo de queso, a una harina precocida”, dijo Rubén Da Silva, quien además agregó: “Ahora tenemos días buenos y malos, ya que los clientes no tienen para llevar un kilogramo de queso en 70 mil bolívares, mucho menos un cartón de huevos a 80 mil. No queda de otra que ofrecerlos a ese monto porque también los distribuidores los traen caros y no se le gana mucho”.

Ahora bien, en cuanto al lácteo, la vendedora Giselle Perdigón indicó: “Vendo los fines de semana unos siete kilitos, esto debido a que la gente lo ve caro y ha hecho que bajen las ventas. El que lleva el queso es porque en verdad hace un esfuerzo para comprar al menos un pedacito”.

En resumidas cuentas, los compradores ante el aumento que han tenido en la obligación de sacar estos rubros de la lista de compras, en vista a que existen otras prioridades en artículos alimenticios y el dinero no les alcanza para adquirir todo lo que desean.

DANIEL MELLADO | elsiglo

Loading...