El entrenamiento para aguantar un GP de Fórmula 1

157

Durante el intenso calor del verano, los deportistas suelen sufrir un desgaste mayor en el cuerpo. En la fórmula 1, los preparadores físicos han tenido que reinventarse para que los pilotos no caigan en una deshidratación o desvanecimiento.

Loading...
GP Singapur Formula 1

“Eviten el ejercicio en las horas centrales del día”. Ese es el principal consejo que le han dado a sus alumnos (los pilotos). En un territorio como Singapur, donde los habitáculos de los monoplazas alcanzarán los 50ºC dentro del carro, con una humedad cercana al 90%, las precauciones son mayores.

“El calor es una limitante del ejercicio, hay mayor probabilidad de fatiga y merma el rendimiento. El pulso cardíaco se acelera muy rápido porque busca disiparlo pero el traje ignífugo no lo permite, así que toca realizar una aclimatación artificial”.

Son dos semanas de trabajo progresivo: la primera de adaptación y la segunda, de afinamiento. “Empezamos con ejercicios aeróbicos en saunas y baños de vapor. También se aplican ejercicios específicos de conducción con volante y una pesa de cinco kilos, y ejercicios de visualización -en fatiga con y sin estrés, de cuello, simulaciones de frenadas bruscas (el trazado es muy exigente)… Y todo con un aumento gradual de la temperatura, humedad y tiempo de exposición a estos factores”.

Cuando todo esto va ocurriendo, se vigila el ritmo de las pulsaciones y la sudoración del piloto dentro del habitáculo: “Cuando estás aclimatado se suda antes para poder disipar el calor. Aunque se consume más líquido que sales minerales, es un sudor pobre en sodio. Es a lo que tenemos que adaptarnos bajando la frecuencia cardíaca”.

Loading...