“Es más sencillo vender un trozo de torta que un plato de comida”

175

Tras una encuesta realizada se determinó que ocho de cada diez venezolanos tienen preferencias por la pastelería. A pesar de que el 50% de ellos afirmó no ser amante del azúcar. Y es que en muchas ocasiones, es difícil resistirse ante la tentación de una buena torta o una milhojas bien fresca.

Loading...

Lo cierto es que en los últimos años la gastronomía, como profesión, ha tomado mayor fuerza. Hace diez años atrás, por ejemplo, no resultaba común contar con uno o varios chefs en la familia, pero ahora las cosas han cambiado.

Cabe destacar, que a pesar de la popularidad que ha ganado la cocina, no se trata de un trabajo sencillo, de hecho, requiere mucho esfuerzo, pasión y dedicación.

Pero dentro de ese mundo tan variado, en Venezuela, la pastelería es quien está llevando la batuta como un buen negocio, incluso en tiempos de crisis.

Ángelo Pestana es un joven emprendedor y conocedor de ciertas técnicas pasteleras. Destacó que todos sus conocimientos han sido heredados de su mamá y otra parte los aprendió por su cuenta. Hoy en día está en proceso de iniciar una venta de pasteles y dulces caseros, con la ayuda de su esposa.

El impulso para hacerlo se debe a que la pastelería es lo que más está saliendo ahora. Contó que es tornero y soldador de profesión, sin embargo, “quemar electrodos por un sueldo mínimo y recibir cáncer de gratis no vale la pena”.

A pesar de los esfuerzos que debe hacer para conseguir materia prima, asegura que traerán buenas recompensas y espera pronto tener mayor inventario en mercancía para ofrecer mejores productos y precios que lo lleven, más adelante, a inaugurar su propio negocio comercial.

Conversamos además con Ana Useche, quien es comerciante y forma parte de un negocio de pastelería que lleva cinco años de actividad.

Ana Useche

Agradeció la receptividad del consumidor maracayero y afirmó que, aún cuando ofrecen ponqués, galletas, profiteroles y más, los dulces más solicitados siguen siendo las tortas de cumpleaños y las milhojas.

Más allá de las zonas en donde se encuentre el negocio, los precios varían según las consideraciones de cada comerciante.

En estos momentos es posible encontrar tortas que van desde los 70.000 hasta 140.000 bolívares. En el caso de algunos postres como tartaletas, milhojas, cañitas, entre otros, los precios van desde 5.000 hasta los 25.000 bolívares.

Por otra parte, Raúl José Sosa detalló que hace años atrás estudió gastronomía en una reconocida escuela del estado Aragua, y se graduó como cocinero profesional.

Raúl José Sosa

Pero enfatizó que ahora la cocina caliente no es muy comercial, pues resulta que “es más sencillo vender un trozo de torta que un plato de comida”.

Así que partiendo del hecho que desde siempre le ha gustado la pastelería, decidió atreverse a incursionar en el área de postres.

“Al principio hacía muchos experimentos. Ensayos y errores… a veces un brownie quedaba como piedra, pero eventualmente fui adquiriendo mayor destreza”, agregó.

El 2019 ha sido el año en el que logró independizarse y tener de forma oficial un espacio de trabajo adecuado.

“Al principio trabajaba desde la casa porque vendía al mayor a clientes que tenían negocios de comida. Poco a poco el espacio se me hacía más pequeño y eso me impulsó a buscar un local donde pudiese, en primera instancia, hacer la producción”.

Este joven aragüeño cree que la mejor opción, para quienes deseen tener un negocio, es atreverse. A pesar de los miedos y los temores, es importante avanzar, así sea poco a poco.

DANIELA JIMÉNEZ | (pasante) | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA

Loading...