¿Cuál es el libro más robado del mundo?

286

Las bibliotecas están llenas de datos curiosos, y no solo dentro de sus libros. Las más grandes del mundo y las más antiguas; personajes históricos que fueron bibliotecarios y uno que debió un libro por más de 200 años. Si usted es otro ratón de biblioteca, le va a interesar estos datos fascinantes.

Loading...

“Escarbo en las bibliotecas públicas y las encuentro llenas de tesoros escondidos”, dijo una vez Virginia Woolf.

El escritor Jorge Luis Borges estaba muy de acuerdo con la autora inglesa: “Siempre me he imaginado que el paraíso es una especie de biblioteca”.

Algunas personas pueden pensar que en esta era digital han quedado obsoletas, pero las bibliotecas han fascinado a los humanos desde su nacimiento.

Entramos en ellas, nos perdemos en sus pasillos y buscamos a escondidas libros que se supone que no deberíamos leer. Brindan conocimiento infinito, están abiertas para todos, ofrecen refugio para el cuerpo y el alma, hay paz y tranquilidad, sabios consejos… y si tienes suerte, conexión Wi-Fi.

Sí, las bibliotecas pueden hacer muchas cosas por nosotros. Pero ¿qué sabemos de ellas?

1. Historia antigua

Algunas de las primeras evidencias de la existencia de una biblioteca se descubrieron en Sumeria, en la región histórica de Mesopotamia. En este lugar se desenterraron tabletas de arcilla organizadas que contenían la forma más antigua de escritura, la cuneiforme, con registros de ventas y transacciones comerciales.

2. Historia un poco menos antigua

Un poco más emocionante fue la Gran Biblioteca de Alejandría, en Egipto, que intentó recopilar todo el conocimiento del mundo antiguo en un solo lugar. Hasta que fue quemada por el gobernante romano Julio César en un error militar en el año 48 a.C. Según los relatos de muchos escritores antiguos, desde Plutarco hasta Orosio, el incendio se salió de control y causó una devastación considerable en la ciudad y su famosa biblioteca.

3. El primer bibliotecario

Se cree que el primer bibliotecario fue un monje llamado Anastasias, que fue el principal archivero de la Iglesia de Roma en el siglo IX y que convenientemente tomó el título de bibliothecarius.

4. Mi biblioteca es más grande que la tuya

La Biblioteca del Congreso es la biblioteca nacional de facto de Estados Unidos. También es la más grande del planeta, con 164 millones de publicaciones en 450 idiomas. Reúne literatura y textos importantes de todo el mundo, pero aunque está abierta a los turistas, solo funcionarios gubernamentales de alto perfil pueden consultar sus libros y materiales.

La Biblioteca Británica de Londres es la segunda más grande del mundo, con 150 millones de publicaciones que van desde libros hasta mapas, revistas, manuscritos y partituras. A diferencia de su rival estadounidense, la mayor parte de la colección está abierta a la consulta del público.

Loading...