Empresa dona 750.000 dólares en pirotecnia como presunto agradecimiento

295

Previo a la generosa acción en conmemoración del festivo día para el país norteamericano, el presidente de la empresa se reunió en el despacho oval con la finalidad de explicar a Trump las implicaciones de los aranceles a las empresas importadoras de productos chinos.

Loading...
Previo a la generosa acción en conmemoración del festivo día en para el país norteamericano, el presidente de la empresa s reunió en el despacho oval con la finalidad de explicar al Estadounidense las implicaciones de los aranceles a las empresas importadoras de productos chinos. EE.UU. alcanzó una tregua tentativa en la guerra comercial con China el pasado 25 de junio, mismo día en que una compañía pirotécnica anunció la donación de fuegos artificiales por valor de 750.000 dólares para la reciente celebración del Día de Independencia en Washington, informa ABC News. Los acontecimientos han cobrado atención a causa de que ese día quedaron en suspenso los aranceles sobre los productos pirotécnicos chinos, que formaban parte de los más de 300.000 millones de dólares anuales en mercaderías del país asiático que Washington había amenazado con gravar. Previo al 4 de julio, el presidente de EE.UU., Donald Trump, había agradecido públicamente a la compañía donadora de la pólvora, Phantom Fireworks, así como a la empresa que llevó a cabo el espectáculo pirotécnico, Fireworks by Grucci, por colaborar con el polémico festejo por el Día de la Independencia de este año. En mayo, según ABC News, el jefe de Phantom mantuvo junto con otros empresarios una reunión cara a cara con Trump en el Despacho Oval, en la que manifestaron su rechazo a las planeadas barreras comerciales para Pekín. "Todos simpatizaban con lo que yo estaba diciendo, pero se aferraban al hecho de que China debía ser castigada por lo que consideran son problemas predatorios y de comercio injusto", indicó al medio Bruce Zoldan, director ejecutivo de Phantom, que negó que se hablara sobre fuegos artificiales durante la reunión con el mandatario. "Dijeron que esperanzadamente se lograría un acuerdo [en torno a la guerra comercial]", añadió Zoldan, asegurando que la donación de fuegos artificiales se había planeado con varios meses de anticipación y no tenía motivaciones políticas. Cerca del 90 % de los fuegos artificiales que se comercializan en el país norteamericano son importados de China, y Phantom Fireworks es el mayor minorista estadounidense en este sector. Entretanto, varias personas manifestaron críticas respecto a la ética de las relaciones entre Trump y la industria. "Este es otro ejemplo de cómo las compañías privadas intentan usar su dinero para influir en el Gobierno al acariciar el ego del presidente", indicó Jordan Libowitz, miembro del grupo Ciudadanos para la Responsabilidad y la Ética. Previamente, la Asociación Estadounidense de Pirotecnia había firmado una carta abierta en la que se advertía sobre la posible pérdida de más de dos millones de empleos en varias industrias de EE.UU. a causa de la disputa comercial con el país asiático.
Imagen referencial

EE.UU. alcanzó una tregua tentativa en la guerra comercial con China el pasado 25 de junio, mismo día en que una compañía pirotécnica anunció la donación de fuegos artificiales por valor de 750.000 dólares para la reciente celebración del Día de Independencia en Washington, informa ABC News.

Los acontecimientos han cobrado atención a causa de que ese día quedaron en suspenso los aranceles sobre los productos pirotécnicos chinos, que formaban parte de los más de 300.000 millones de dólares anuales en mercaderías del país asiático que Washington había amenazado con gravar.

Previo al 4 de julio, el presidente de EE.UU., Donald Trump, había agradecido públicamente a la compañía donadora de la pólvora, Phantom Fireworks, así como a la empresa que llevó a cabo el espectáculo pirotécnico, Fireworks by Grucci, por colaborar con el polémico festejo por el Día de la Independencia de este año.

En mayo, según ABC News, el jefe de Phantom mantuvo junto con otros empresarios una reunión cara a cara con Trump en el Despacho Oval, en la que manifestaron su rechazo a las planeadas barreras comerciales para Pekín.

“Todos simpatizaban con lo que yo estaba diciendo, pero se aferraban al hecho de que China debía ser castigada por lo que consideran son problemas predatorios y de comercio injusto”, indicó al medio Bruce Zoldan, director ejecutivo de Phantom, que negó que se hablara sobre fuegos artificiales durante la reunión con el mandatario.

“Dijeron que esperanzadamente se lograría un acuerdo [en torno a la guerra comercial]”, añadió Zoldan, asegurando que la donación de fuegos artificiales se había planeado con varios meses de anticipación y no tenía motivaciones políticas.

Cerca del 90 % de los fuegos artificiales que se comercializan en el país norteamericano son importados de China, y Phantom Fireworks es el mayor minorista estadounidense en este sector. Entretanto, varias personas manifestaron críticas respecto a la ética de las relaciones entre Trump y la industria.

“Este es otro ejemplo de cómo las compañías privadas intentan usar su dinero para influir en el Gobierno al acariciar el ego del presidente”, indicó Jordan Libowitz, miembro del grupo Ciudadanos para la Responsabilidad y la Ética.

Previamente, la Asociación Estadounidense de Pirotecnia había firmado una carta abierta en la que se advertía sobre la posible pérdida de más de dos millones de empleos en varias industrias de EE.UU. a causa de la disputa comercial con el país asiático.

Loading...
Cacique