EEUU y México alcanzaron acuerdo migratorio

131

Estados Unidos y México alcanzaron este viernes un acuerdo con el que Washington devolverá a su vecino a todos los inmigrantes solicitantes de asilo que crucen la frontera de forma irregular, pacto con el que el presidente, Donald Trump, accedió a suspender los aranceles que tenían que entrar en vigor el lunes.

Loading...

“Las aranceles programados para entrar en vigor el lunes contra México quedan suspendidos indefinidamente. México a cambio ha aceptado tomar medidas contundentes para detener la marea migratoria a través de México hacia nuestra frontera sur”, anunció Trump en Twitter.
“Esto lo hacemos añadió para reducir considerablemente, o eliminar, la inmigración ilegal que viene de México a Estados Unidos”.

El acuerdo, detallado en una declaración conjunta de los dos Gobiernos, contempla que EEUU devuelva a México a todos los solicitantes de asilo, un colectivo que conforma el grueso de la actual oleada migratoria.

“Aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para pedir asilo serán rápidamente devueltos a México, donde podrán esperar la resolución de sus solicitudes”, indicaron los Ejecutivos de Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.

Por su parte, “México autorizará la entrada a todas esas personas por razones humanitarias, en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, mientras esperan la resolución de sus peticiones de asilo. México también les ofrecerá empleo, salud y educación de acuerdo a sus principios”. El acuerdo rompió con la posición expresada al principio del día por Marc Short, el jefe de gabinete del vicepresidente de EEUU, Mike Pence, quien formó parte del equipo negociador el miércoles.

Según Short, Trump tenía previsto firmar este viernes una “notificación legal” destinada a imponer los aranceles, aunque explicó que “existe la posibilidad, si las negociaciones continúan yendo bien, de que el presidente pueda desactivar eso en algún momento de este fin de semana”.

Las negociaciones se produjeron en el Departamento de Estado entre funcionarios de EEUU y una delegación mexicana, encabezada por el canciller, Marcelo Ebrard, e integrada por la embajadora de México en EE.UU., Martha Bárcena, y Alejandro Celorio, asesor legal del Ministerio de Exteriores de México.

Por parte de EE.UU., acudieron la secretaria adjunta de Estado para Latinoamérica, Kimberly Breier; el encargado de Negocios de la Embajada de EEUU en México, John Creamer; y uno de los asesores legales del Departamento de Estado, Marik String, dijo a Efe una fuente familiarizada con las conversaciones.

Esta tercera ronda de diálogo comenzó a las 9.00 hora local (13.00 GMT) y el acuerdo se anunció casi doce horas después. Desde el miércoles, la delegación mexicana intentaba buscar a contrarreloj una fórmula que evitase la imposición de gravámenes a sus productos y frenase las exigencias de Trump, que acusa a México de no hacer lo suficiente para frenar a los miles de centroamericanos que huyen de la miseria y violencia de su tierra natal.

El jueves, Ebrard mostró la capacidad de compromiso de México al anunciar que su Gobierno enviará 6.000 efectivos de su Guardia Nacional al sur de su territorio y la frontera con Guatemala.

Este es, de hecho, el segundo pilar del acuerdo alcanzado, con el que México se compromete a adoptar “medidas sin precedentes para (…) frenar la inmigración irregular”, así como “medidas contundentes para desmantelar las organizaciones de tráfico de personas y sus redes ilícitas de finanzas y de transporte”.

Frente a las peticiones de EEUU, México ha tratado de impulsar la idea de que la mejor forma de frenar la migración es impulsar una mejora de las condiciones económicas y de seguridad del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala), de donde provienen la mayor parte de migrantes.

A finales de mayo, el propio Ebrard acudió a Washington para pedirle a EEUU que financie el llamado “Plan Marshall” para el Triángulo Norte, que fue diseñado con ayuda de la Cepal, el órgano de la ONU que fomenta el desarrollo económico y social en Latinoamérica.
Para que ese plan funcione, México quiere que EEUU invierta 4.800 millones de dólares.
Los aranceles suspendidos por Trump a raíz del acuerdo tenían que entrar en vigor mañana con una tasa del 5 % e iban a aumentar gradualmente mes a mes hasta un 25 % en octubre.

TRUMP AGRADECE A AMLO

El presidente de EEUU, Donald Trump, agradeció este sábado a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, los esfuerzos de su Gobierno para lograr un acuerdo migratorio e impedir la imposición de aranceles, y urgió a la ratificación en su país del tratado comercial T-MEC con México y Canadá.

“¡Me gustaría dar las gracias al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y a su ministro de Exteriores, Marcelo Ebrard, junto con los muchos representantes de tanto Estados Unidos como de México, por trabajar tan larga y duramente para completar nuestro acuerdo sobre inmigración!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.
“¡Todo el mundo está muy entusiasmado con el nuevo acuerdo con México!”, subrayó en un tuit anterior.

Aunque su amenaza de aranceles puso en duda el futuro del T-MEC, firmado el año pasado tras una renegociación del acuerdo comercial TLCAN pero pendiente de ratificación en los tres países de Norteamérica, Trump urgió ayer al Congreso estadounidense a retomar el proceso para implementarlo.

“La nerviosa Nancy (Pelosi, presidenta de la Cámara Baja de EE.UU.) y la Cámara Baja demócrata no están haciendo nada. Quizá podrían abrir el camino con el T-MEC, el nuevo acuerdo comercial espectacular y muy popular que reemplaza al TLCAN, el peor acuerdo comercial en la historia de EE.UU.”, indicó Trump en Twitter.
“¡(El T-MEC sería) Muy bueno para nuestros agricultores, sector manufacturero y sindicatos!”, agregó.

Pelosi reaccionó ayer al acuerdo con México en un comunicado, en el que lamentó que, para lograrlo, Trump amenazara con imponer aranceles “al amigo cercano y vecino del sur” de EEUU, y se mostró preocupada por el cambio en el sistema de petición de asilo para los indocumentados que llegan al país, en su mayoría centroamericanos.

“Estamos profundamente decepcionados por la expansión del Gobierno de su fracasada política de ‘Permanezcan en México’, que viola los derechos de los solicitantes de asilo bajo la ley estadounidense y no hace frente a las causas de raíz de la inmigración desde Centroamérica”, recalcó la líder demócrata.

LÓPEZ OBRADOR DESTACA APOYO

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, destacó este viernes el “apoyo de todos los mexicanos” para que se evitara la imposición de Estados Unidos de aranceles a todos los productos mexicanos.

“Gracias al apoyo de todos los mexicanos se logró evitar la imposición de aranceles a los productos mexicanos que se exportan a EEUU”, dijo López Obrador en su cuenta oficial de Twitter.

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció la suspensión indefinida de los aranceles tras alcanzar un acuerdo con México para “reducir considerablemente o eliminar” el flujo migratorio a través de este país.

López Obrador dijo que el canciller mexicano Marcelo Ebrard, quien se encuentra en Washington, se encargará de los detalles del arreglo al que se llegó con las autoridades de Estados Unidos y anunció que

OPOSICIÓN REPROCHA HABERSE “RENDIDO”

Los principales partidos de la oposición mexicana arremetieron este sábado contra el acuerdo migratorio que alcanzó México con Estados Unidos por considerar que el Gobierno mexicano se “rindió” ante la exigencia de “militarizar” la frontera sur.

“El Gobierno de México fue obligado a cumplir con el despliegue de un muro militar en el sur”, criticó a través de redes sociales Marko Cortés, presidente del derechista Partido Acción Nacional (PAN), la segunda fuerza política del país.

Aunque admitió que “es positivo para el país que no haya nuevos aranceles a productos mexicanos”, consideró también que “la soberanía y la dignidad de México han sido lastimadas” en este acuerdo negociado con “miedo”.

El dirigente panista criticó que este acuerdo convierta a México en “receptores temporales de migrantes deportados que esperan se resuelva su solicitud de asilo” en Estados Unidos.
Y exigió al presidente mexicano, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que explique si este pacto “incluye detener el tráfico ilegal de armas de Estados Unidos a México”.
“México no debe militarizar su frontera sur. No somos el patio trasero de Donald Trump”, criticó a su vez Ángel Ávila, secretario general del progresista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Criticó que el Gobierno de López Obrador “cedió a todos los puntos” exigidos por Estados Unidos, como el despliegue de 6.000 elementos de la Guardia Nacional a la frontera con Guatemala.
Por ello, defendió que lo sucedido esta semana en Washington “no fue una negociación, fue una rendición”.

Y lamentó que con esto “México rompe una tradición histórica de defensa de los migrantes”.
El expresidente mexicano Vicente Fox (2000-2006), siempre muy crítico con López Obrador, también arremetió contra el acuerdo por considerar que “la victoria total fue para Trump”.
“Ante nuestra debilidad y errores, él logro su propósito: Obligar a López (Obrador) a imponer el muro en México mismo”, reprochó a través de redes sociales.

El que fue presidente con el PAN dijo que la imposición de aranceles fue “una amenaza inventada” y su resultado fue una “pérdida de soberanía” para México.
Al menos una cincuentena de senadores del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena) se han desplazado a la ciudad fronteriza de Tijuana para arropar a López Obrador en el acto para celebrar el resultado del acuerdo con Estados Unidos.

Loading...