Murió niña de 8 años tras sufrir quemaduras en 95 por ciento

Este martes entre las 10:30 y 11:00 de la mañana, en los servicios generales del departamento de Pediatría del Hospital Central de Maracay, falleció una niña de 8 años de edad tras sufrir quemaduras en 95 por ciento de su figura corporal, denunció Ignacio Nieves, tío.

Se llamaba Gabriela Jhonais Lara Bello, hija de los esposos Jhon Alexander Lara, de 34 años de edad y Karla Gabriela Bello. La chiquilla cursaba estudios de básica en la escuela de Ocumare de la Costa.

Nieves manifestó a elsiglo que los hechos ocurrieron el sábado pasado a eso de las 8:00 de la noche, cuando la población llevaba cuatro días seguidos sin el servicio eléctrico producto de un apagón.

Y el siniestro, donde resultó quemada la menor, ocurrió en una vivienda situada en la calle 23 del sector La Constancia II en Ocumare. Tratando de cómo alumbrar la residencia y mantener la nevera funcionando para que los alimentos no se dañaran con el pasar de las horas, el padre de la criatura, Jhon Alexander Lara, buscó un bidón de gasolina y se dispuso a llenar el tanque de una planta eléctrica.

A una distancia, de unos 20 metros aproximadamente, había un mechurrio, y cerca de ese dispositivo improvisado, se encontraba Gabriela Jhonais. Comentando el denunciante que los vapores del hidrocarburo atrajeron las llamas y tratando de evitar que su hija no se quemara, Lara salió corriendo en su defensa, pero con la mala suerte que el bidón se volteó,
Accidentalmente «mi sobrina se bañó de gasolina e igualmente su progenitor, siendo alcanzados por las llamas», señaló.

En medio del desespero, los heridos fueron trasladados en un vehículo particular al ambulatorio de Ocumare. «Y lo más indignante, se querelló la persona, es que en ese poblado, los habitantes no tenemos operativa una ambulancia para traslados de emergencia».

Dijo que el vehículo para poder funcionar necesita de ocho litros de aceite y no lo hay en Ocumare. Como la niña se encontraba en muy malas condiciones físicas y ameritaba la atención de especialistas, «yo mismo la trasladé en mi vehículo, el cual no es el más idóneo para el traslado de pacientes quemados hasta el HCM».

«En el trayecto a Maracay, presumo que mi sobrina se infectó», manifestó el señor Nieves, quien aseguró además que en el referido centro asistencial no hay antibióticos para tratar esos casos.

«Mi muchachita murió por falta de antibióticos y negligencia de los galenos que la atendían», comentó. Su progenitor permanece recluido en el HCM y su cuadro clínico es gravísimo. Se preguntó lo siguiente: ¿Dónde está la ayuda humanitaria? ¿Dónde están los medicamentos que supuestamente llegaron al país proveniente de China y Rusia? ¡Otro engaño más y nuestros pacientes qué…!

Finalizó diciendo lo siguiente: «No estoy atacando al Gobierno ni mucho menos hablando pistoladas, sino denunciando una realidad que está a la vista de todos los ocumareños».

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo