Cayó muerto sujeto en acto de resistencia con las FAES

En horas de la mañana de este martes, funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales, grupo élite de la Policía Nacional Bolivariana, se trasladaron a la comunidad del 23 de Enero, en la ciudad de Maracay ejecutando un dispositivo de saturación tras la búsqueda de cabecillas e identificación de sujetos vinculados en una serie de delitos en esa barriada de la ciudad.

 

 

Los oficiales se desplazaban en varias unidades patrulleras realizando su trabajo de investigación de campo y de pronto visualizaron a uno de los sospechosos en las afueras de un taller mecánico, ubicado en la calle Carabobo entre Bomboná y Trujillo del 23 de Enero.
Ante la presencia del individuo en actitudes sospechosas, según las fuentes consultadas, los funcionarios procedieron a darle la voz de alto e inmediatamente el hombre desenfundó un arma de fuego disparando contra los investigadores.

Seguidamente se introdujo a veloz carrera hacia la parte interna del taller, donde cayó herido tras sostener un intercambio de disparos. Con la premura del caso, el sujeto fue trasladado al ambulatorio del 23 de Enero, en donde llegó sin signos.

Se informó de manera extraoficial que el hombre respondía al nombre de Elvis Figueroa, conocido con el apodo de «El Purrunga», y en el sitio se recuperó un armamento del cual no se ofrecieron detalles, debido al hermetismo que mostraron los oficiales del referido cuerpo policial.

Se comentó además que la persona se encontraba «pedida» e igualmente los funcionarios de las FAES lo andaban buscando, con la intención de colocarlo en manos de la justicia. Presuntamente era señalado de cometer robos a los pasajeros de las unidades de transporte público del 23 de Enero.

Se dijo también que Figueroa laboraba como colector para una de las líneas, y parte de lo recaudado se lo robaba. Ante esa situación, «El Purrunga» se marchó a Colombia, donde haría una nueva vida fuera del país.

Sin embargo, la situación se le puso «color de hormiga» en el país neogranadino y hace dos semanas regresó a Maracay, donde viven sus hijos. Al parecer, el hombre siguió en sus andanzas y la gente no se lo caló. Lo denunciaron ante las FAES.

Vale precisar que en la mañana de ayer, después de las 9:00, murió en un presunto enfrentamiento. Su cadáver fue trasladado al Servicio de Medicina y Ciencias Forenses, con sede en el sector 9 de Caña de Azúcar.

Al lugar acudieron comisiones de la Base de Homicidios de Maracay colectando el armamento, además realizando la planimetría y otros estudios. El caso quedó en manos del Ministerio Público para la instrucción del expediente.