Abatido sujeto que presentaba registros policiales en el Cicpc

658

Un individuo que presentaba registros policiales por el delito de homicidio intencional, según consta en el expediente J-055.083, de fecha 14 de diciembre del 2014 ante la Subdelegación de Caña de Azúcar; fuga de detenido, expediente K-14-0109-05972, de fecha 18 de diciembre del 2014 ante la Subdelegación de Maracay y robo genérico, expediente J-054397, de fecha 19 de marzo del 2013 por el despacho de Caña de Azúcar, resultó abatido en un presunto enfrentamiento con funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales, grupo élite de la Policía Nacional Bolivariana.

Foto/referencia

Según la información que se obtuvo de manera extraoficial, el suceso ocurrió en la parte interna de una residencia signada con el número 74, situada en la calle Piar del barrio 23 de Enero, parroquia Los Tacarigua del municipio Girardot.

Víctor Alexander Goncalvez Ovalles, de 28 años, conocido como “El Tati“, transitaba por la mencionada vía y en ese momento una comisión del referido organismo efectuaba labores de saturación en dicha comunidad sobre la actuación irregular de algunos grupos vinculados con una serie de delitos y además atendiendo denuncias de la comunidad.

Cómo lo vieron en una actitud sospechosa, los oficiales le dieron la voz de alto y el hombre desacató la orden, internándose luego hacia una vivienda. En medio de una situación irregular, se registró un enfrentamiento.

En aras de garantizarle su vida, Goncalves fue trasladado al ambulatorio del 23 de Enero, donde dejó de existir. En el escenario se recuperó un armamento correspondiente a una escopeta calibre Covavenca, modelo Guage, calibre 12 sin seriales visibles.

Desmintió la versión

Mientras que Víctor Goncalvez, padre del joven, en un tono de molestia desmintió la versión policial, señalando que “allí no hubo tal enfrentamiento“.

Víctor Goncalvez, padre del joven abatido

Los policías llegaron a mi casa, nos sacaron a todos y luego realizaron su trabajo”, afirmó el denunciante. Y para colmo de males, a mi hijo le sembraron una escopeta, y entre las paredes se observaron incrustados casquillos de pistolas. Si él les disparó con una escopeta, porque no encontraron conchas de ese calibre”, dijo.

Cómo podrán observar, allí hubo un gran pelón“, apuntó el denunciante, quien agregó que los policías “nos robaron”.

El caso está bajo averiguación de los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. El cadáver del hombre fue trasladado a la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley.

 

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
foto | FAUSTINO PÉREZ