Con tiro en el pecho hallaron muerto a indígena wayú

Con un disparo a la altura del pecho, transeúntes localizaron muerto a eso de las 3:00 de la tarde del domingo a un representante del pueblo indígena wayúu detrás del estadio de La Croquera, en Palo Negro, municipio Libertador del estado Aragua.

Foto/referencia

Se trataba de José Luis Castillo, de 59 años de edad, quien residía con su esposa en la calle principal de Fundacoropo, parroquia Santa Rita del municipio Francisco Linares Alcántara.

Según la información ventilada a los medios de comunicación social, el ciudadano trabajaba de comerciante dentro de los espacios del Terminal de Pasajeros de Maracay. Allí vendía aliños y cualquier otra cosa que le generara dinero de manera honrada para el sustento diario de su familia.

Al parecer, Castillo luego de haber cumplido con sus obligaciones de trabajo, el día sábado en la tarde se dirigió a su residencia a descansar producto del ajetreo diario y en la noche a eso de las 8:00 se presentaron a su morada varios desconocidos.

José Luis Castillo; muerto

Presuntamente los delincuentes le exigieron «un pago de una vacuna» por un monto aún no precisado y el hombre cansado de esa práctica irregular impuesta en los últimos tiempos por bandas armadas, se resistió a la contribución económica.

Ante la negativa, los hampones se lo llevaron de la casa con rumbo desconocido y lamentablemente no regresó a dormir, situación que «disparó las alarmas dentro del núcleo familiar y la noticia, seguidamente se corrió cómo pólvora entre los 1.454 ciudadanos indígenas distribuidos a lo largo y ancho del estado Aragua.

Tras varias horas de búsqueda, la familia wayúu encontró su cadáver detrás del estadio de béisbol en Palo Negro del municipio Libertador, apreciándole un disparo por arma de fuego.
Luego la novedad fue notificada al comando policial más cercano de la zona e igualmente a los investigadores de homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, adscritos a la Base de Santa Cruz, quienes abrieron un expediente.

Ante los hechos expuestos en la denuncia, comisiones de ese organismo se trasladaron al sitio procediendo al levantamiento del cadáver y trasladado luego al Servicio Nacional del Medicina y Ciencias Forenses, con sede en el sector 9 de Caña de Azúcar del municipio Santiago Mariño para la autopsia de ley.
Se tuvo información que los sabuesos no manejan por el momento una hipótesis sustentada en la verdad sino conjeturas, pero no descartan que estén en presencia de un elemento como es la venganza.
José Luis Castillo era un wayúu que no tenía problemas con nadie. Parte de su vida se dedicó al trabajo de la construcción y como la industria del ramo se vino a pique ante los acontecimientos que estamos viviendo los venezolanos, se dedicó al comercio informal como una manera de supervivencia.

Los autores materiales del homicidio están siendo activamente buscados hasta «debajo de las piedras» y en cualquier momento tendrán que rendir cuentas sobre sus actuaciones ilícitas ante la vida.

 

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
foto | FAUSTINO PÉREZ