Maracayeros asistieron a la bendición de las palmas

El Domingo de Ramos se conmemora la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, es el momento donde el pueblo en medio de una multitud lo aclama como el Rey de Reyes y el Mesías. Y es por esta razón que miles de cristianos acudieron la mañana de este domingo con palmas y ramas de olivo a la Catedral de Maracay, con el objetivo de unirse a esta celebración de fe que da inicio formal a la Semana Santa.

Loading...
La feligresía reprodujo la entrada triunfa de Jesús a la Catedral

 

En esta oportunidad la procesión estuvo a cargo del Monseñor Rafael Conde, obispo de Maracay, quien se encargó de bendecir las palmas y enseñarles a los fieles cristianos el verdadero significado de esta bendición y a su vez recordar la victoria pascual del Señor Jesús.

Monseñor Rafael Conde lideró la jornada religiosa

“La iglesia universal celebra la conmemoración de la entrada triunfal del señor Jesús, a sabiendas de que su destino era la pasión y la muerte para llegar al día de la resurrección, pero lo verdadero importante de este día es que Jesús entra aclamado por las personas, quienes hacen alfombras con palmas y ramas, cantando bendito el que viene en el nombre del Señor, de manera de que Jesús tiene una entrada triunfal y días después esa misma gente que lo recibe con alegría serán los que griten crucifíquenlo”, relató Monseñor.

Es por esto que Conde destacó que ese momento fue un símbolo de como los seres humanos somos volubles y cambiamos según las circunstancias e intereses; “el día de hoy es importante acompañar a Jesús y debe inducirnos de recibirlo como el señor y salvador y no cometer el mismo error del pueblo de Israel, por eso es necesario participar con fe y esperanza, todo el pueblo unido para que el mundo encuentre momento de justicia y paz y que todos nos guiemos por la verdad”.

Los creyentes acudieron a bendecir sus palmas

Monseñor Conde destacó además que siempre se debe acercar a Jesús, siendo esta semana los momentos de mayor profundidad de la lectura de la palabra de Dios; “debemos servir al prójimo pero es algo que debemos hacer todos los días, sin él nada valemos, él mismo lo indica: ‘Sin mi, nada pueden’, así que aprovechemos estos días para sacar provecho espiritual y garantizar un mañana mejor”.

 

MÓNICA GOITIA | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA

Loading...