Charcuteros hacen malabares para conservar la mercancía

315

Vendedores

Los vendedores de queso, embutidos, y entre otros productos de charcutería, se las ingeniaron para que no se les dañaran sus productos ya que poseen plantas eléctricas.


Gregorio Martínez, charcutero, relató: “estoy a media máquina trabajando con una planta pequeña que no me mueve todas las neveras, lo que estoy haciendo es que roto el queso, y los embutidos de una nevera a otra para mantenerlas refrigeradas, para que no se me dañen”.

Inconvenientes presentados

De esta manera, también acotó, “no sólo eso, sino que la limitante que hay es la falta de efectivo y las caídas del punto de venta, ayer casualmente me llegó mercancía, pero la devolví, no tengo como conservarla”.

Por otro lado, Jhonny Jardín, quesero, destacó: “estamos buscando la manera de devolver la mercancía, no tengo como conservarla, de continuar el problema con la luz, estamos hablando de 150 kilos, eso me genera pérdida. He hecho las mil y una para buscar darle la vuelta a la cosa, pero no estamos produciendo y lo único que ha generado esto es pérdida”.

Por otra parte, en el casco central y algunas zonas adyacentes de la ciudad de Maracay se evidenció la gran mayoría de los comercios charcuteros con las santamarías abajo, debido a que los trámites de pagos electrónicos no estaban funcionando o estaban desabastecidos.

Además, Luis Hernández, empleado de uno de estos locales, explicó: “aquí se había hecho el pedido, pero no dio chance de que llegara, ya tenemos dos días parados, eso es pérdida”.

EL TRUEQUE COMO FORMA DE PAGO

Debido a las fallas en los puntos de venta e Internet y la carencia de efectivo, algunos comerciantes optaron por hacer intercambios de productos por productos, para tratar de solucionar la contingencia y “llevar alguito para la casa”.

Tal es el caso de Jhonny Jardín, quien dijo: “No funcionan los puntos de venta, tanto inalámbrico como de servicio de telefonía celular, ninguno funciona. Las personas no poseen efectivo en los bolsillos, debo sobrevivir y salir de la mercancía, entonces para que no se me dañe he aceptado hacer trueques: un arroz y un kilo de azúcar por un kilo de queso, según el producto que quiera intercambiar el cliente”.

Cabe destacar que ayer los puntos de venta no estaban operativos, situación que llevó a los comerciantes improvisar en estos momentos de contingencia; “ojalá que esta problemática se solucione lo más pronto posible, porque de no generar ganancias nos veremos en la imperiosa necesidad de trancar, porque cómo hacemos para volver a comprar mercancía si no estamos generando capital”, comentó con pesar un comerciante que pidió no ser identificado.