Un duelo de protestas por Venezuela en la Casa Blanca

Cientos de personas se concentraron ayer ante la Casa Blanca en dos marchas paralelas, una a favor de Nicolás Maduro y otra de Juan Guaidó, que trasladaron al corazón de Washington la profunda fractura política de Venezuela y agitaron el debate sobre la postura estadounidense ante la crisis.

Loading...

Bajo el lema “Hands off Venezuela” (“Manos fuera de Venezuela”), al menos 300 personas se congregaron en el parque Lafayette de Washington, delante de la Casa Blanca, para reclamar que EE.UU. no intervenga militarmente en ese país y rechazar las sanciones que el Gobierno del presidente Donald Trump ha impuesto a Caracas.

 Un grupo defendió el liderazgo de Guaidó

Unos metros más allá, alrededor de 200 personas, según los organizadores, defendían en una contramanifestación su apoyo a la oposición liderada por Guaidó, que en enero se proclamó presidente interino de Venezuela y tiene el respaldo de más de 50 países.

El duelo de marchas ilustró el debate generado por la amenaza de Trump de activar la vía militar en Venezuela y el agresivo discurso de su asesor John Bolton, que han llevado a algunos sectores de la izquierda de EE.UU. a denunciar paralelismos con la invasión de Irak en 2003 o con intervenciones pasadas en Latinoamérica.

Con pancartas como “Defendemos a Maduro y la revolución bolivariana”, muchos asistentes a la protesta contra Trump fueron más allá del mero rechazo a la intervención militar y dejaron claro su apoyo al presidente venezolano.

Otro bando impidió no intervenir en Venezuela

“Vengo a apoyar enérgicamente al presidente Nicolás Maduro, quien ha sido electo a través de los votos, con una amplia mayoría”, afirmó a Efe el boliviano Ronald Baldivieso.
“Ya es tiempo de que EEUU saque sus manos y no lleve ayuda humanitaria (a Venezuela) solamente porque tienen petróleo, porque también hace falta ayuda humanitaria en Haití”, añadió.

Muchos manifestantes eran jóvenes universitarios, algunos llegados desde distintos puntos de EEUU en autobuses fletados por la organización antibélica Answer Coalition.

EFE

Loading...