Cuatro abatidos y una funcionaria herida arrojó un enfrentamiento en Ribas

Al menos cuatro delincuentes, miembros de una peligrosa organización criminal cayeron abatidos y herida una funcionaria del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, adscrita a la Subdelegación de La Victoria, fue el resultado de un presunto enfrentamiento registrado en la mañana de este miércoles en la parroquia Guacamaya del municipio José Félix Ribas.

Loading...

Aunque no hubo información oficial sobre lo ocurrido en esa jurisdicción, se tuvo conocimiento de manera preliminar que una comisión del Cicpc de La Victoria, integrada por cuatro investigadores, se encontraba en ese sector dando respuestas a varias denuncias por los delitos de extorsión, secuestro, cobro de vacunas en perjuicio de los comerciantes y trabajadores del campo, así como también del robo y hurto de vehículos, entre otros hechos irregulares, cuando fue emboscada por desconocidos.

Al fondo se registró el segundo enfrentamiento donde cayeron abatidos tres sujetos

ESTALLÓ UNA GRANADA
En medio del ataque, una investigadora de la policía científica, adscrita a la Subdelegación de Ribas, resultó herida tras recibir una esquirla en uno de los brazos y en la cavidad craneal, luego de los que los delincuentes hicieron estallar una granada fragmentaria.
Al parecer, los malvivientes les arrojaron a la joven, de nombre María, y al resto de sus compañeros el explosivo e igualmente atacados a tiros. Se sospecha que los hampones portaban armas largas.

Durante la situación irregular, los sabuesos respondieron a la agresión y en el intercambio de disparos, uno de los antisociales cayó herido y en aras de prestarle los primeros auxilios fue trasladado al Hospital José María Benítez, en donde fue ingresado prácticamente sin signos vitales. En el sitio se confiscó un armamento y supuestamente el hombre fungía como “garitero” del grupo delito.

Momentáneamente María fue auxiliada por sus compañeros de armas y recluida luego en un centro asistencial, donde la atendieron. Su estado de salud es estable y en el transcurso de las próximas horas podría ser dada de alta.

Ante tal situación, comisiones de todos los despachos de La Victoria, Las Tejerías, Maracay, Caña de Azúcar, Turmero, Cagua y Villa de Cura, así como las divisiones de Homicidios, Robos, Secuestro y Vehículos, las Brigadas de Laboratorio y Criminalística se trasladaron a la parroquia Guacamaya.

UN SEGUNDO “CHOQUE”
Y en la continuación de la investigación para dar con el paradero del resto de la banda, las comisiones del Cicpc, en una segunda incursión, fueron atacadas a disparos, registrándose otro enfrentamiento.

Durante el fuego cruzado, tres malhechores, considerados como “los más pesados” de la delincuencia en esa comunidad salieron heridos, y fallecieron en el traslado al Benítez.
Se comentó de manera extraoficial que los pesquisadores recuperaron, al menos, tres armas de fuego, de las cuales se desconocen los calibres y marcas, así como un vehículo Chevrolet, modelo Aveo.

La unidad fue remolcada hasta el despacho de La Victoria para las experticias técnicas, y determinar oficialmente si la misma guarda relación con uno de los hechos registrados en esa comunidad ribense.

La identidad de los hampones se desconoce oficialmente y será hoy cuando se tengan esos datos en el momento en que los familiares se dirijan al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses con sede en Caña de Azúcar a tramitar los documentos necesarios para retirar los cuerpos para su cristiana sepultura.

LOS ALTOS JEFES ESTUVIERON EN LA ZONA
Tras conocerse la operación policial llevada a cabo en Guacamaya, con el resultado de cuatro fallecidos, una herida, la incautación de armas de fuego, vehículos y otras evidencias, los altos jefes del Cicpc hicieron acto de presencia.

Allí se presentaron los comisarios Miguel Plaza, jefe de la Delegación Aragua; Luis Alberto Ollarves, jefe de la Redip Central del país, Cruz Vásquez, jefe del despacho Maracay; Marby Mayora, jefe del despacho de Caña de Azúcar y otros jefes policiales.
Ninguno de los jefes se acreditó la información, y de nuevo se activó el hermetismo o mutismo ante los periodistas.

Por otro lado, se conoció que los tipos caídos en el enfrentamiento en la parte interna de una vivienda ubicada en el callejón Florida del barrio del mismo nombre, en Guacamaya, fungían como líderes de un grupo hamponil incurso en una cadena de delitos, previstos y sancionados en el Código Penal venezolano. El caso quedó en manos de la Fiscalía 8va del Ministerio Público.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | FAUSTINO PÉREZ

Loading...