Alejandro Marqués no le cierra las puertas a la Vinotinto

El venezolano Alejandro Marqués ha estado en las últimas semanas en el centro del debate.

Loading...

 El caraqueño nacido en el año 2000 y jugador del Fútbol Club Barcelona en su división Juvenil A, fue convocado por la selección española de fútbol sub-19 para disputar dos compromisos amistosos frente a Azerbaiyán y Escocia, haciendo crecer la polémica sobre por qué el joven promesa del F.C. Barcelona -anotó dos de los tres goles en la final de la Liga Juvenil de la Uefa en la que el equipo catalán se alzó con el triunfo ante el Chelsea inglés- no juega con alguna selección venezolana. 

El caso de Marqués recuerda a lo ocurrido con Jeffren Suárez, destacado venezolano que también era ficha del Barcelona. Suárez decidió no jugar con las inferiores de Venezuela, pero sí hacerlo con la sub-19 y sub-21 de España.

Sobre este particular, en exclusiva para Meridiano, su padre, José Marqués, responde varias inquietudes, asegurando que su hijo “no le tiene cerradas las puertas” a la selección nacional.

También te puede interesar: Sentirse guapa en casa ahora es posible con la selección de camisones de PROMISE

Alejandro Marqués ha sido tendencia en redes sociales debido a la convocatoria por parte de la selección nacional española sub 19. ¿Cómo se siente ante esta convocatoria?

Nos sentimos igual de orgullosos y de contentos que cuando convocaron a Alejandro para formar parte de la “Selección de Miranda” (2009, 2010 y 2011) o de la “Selección de Distrito Metropolitano” (2012), o de la “Selección Nacional Tricolor” (2013), o de la Selección Nacional de Venezuela Sub15 (2015), o de la “Selección Catalana” (2016), y de la Selección  Nacional de Venezuela Sub 20 (2018). Todas y cada una de esas convocatorias han sido un premio  y un reconocimiento a su dedicación, a su sacrificio y a su esfuerzo.

  Esta última convocatoria tiene una especial connotación porque en la actualidad hay más de 5000 futbolistas federados en edad juvenil  nacidos en España, que anhelan y aspiran formar parte de esta Selección tan competitiva y que un laureado Seleccionador como Santiago Denia viese en Alejandro Marqués a un jugador con habilidades y cualidades diferentes y decidiera incorporarlo en su plantilla, priorizándolo antes que al resto de jóvenes futbolistas que compiten en su misma categoría, es obviamente un motivo para estar muy orgullosos.

 ¿Pero no hubo alguna comunicación o contacto directo previo con el Seleccionador español?

El Seleccionador de la Selección Española Sub19 reside en Madrid, y allí recibe informes periódicos del rendimiento de los jugadores de los distintos Clubes de España, por lo que en función de ellos, emite una convocatoria a cada Club, indicándoles los jugadores pertenecientes a dicho Club que son convocados en cada oportunidad. Cada Club hace oficial la convocatoria a través de los medios que considere más pertinente. En nuestro caso, el FC Barcelona publicó dicha convocatoria el mismo 05/02/18 a través de sus redes sociales.

Caso similar ocurrió cuando la Selección Catalana convocó a Alejandro en el 2016, cuando aún él pertenecía al “UFB Jabac i Terrassa”

¿Por qué formar parte de la Selección de España si puede formar parte de la Selección de Venezuela?

Independientemente que Alejandro ostentara la doble nacionalidad prácticamente desde su nacimiento, y que siempre haya querido representar a Venezuela, la decisión de formar parte de la Vinotinto no es una decisión que Alejandro pueda tomar en forma unilateral.

La FVF y el Seleccionador nunca quisieron entender las condiciones particulares del jugador ni negociar para llegar a un convenimiento que resultara favorable a ambas partes y que permitiera a Alejandro hacerse presente en el Sudamericano 2019.

Nuestro país hoy, no es la misma Venezuela de hace 20 años, por lo que estoy convencido que hasta no recuperar la normalidad, deberíamos entender la realidad actual y ajustarnos a ella con mayor flexibilidad, si queremos contar en nuestra Selección con el mejor talento que aún sobrevive en el país y con el mejor talento que por razones obvias huyó de Venezuela y continúa creciendo y desarrollándose en otras tierras; de lo contrario, “El caso Alejandro” lamentablemente seguirá repitiéndose con nuevos protagonistas, en perjuicio de todas nuestras Selecciones.

Fueron varios los acercamientos del cuerpo técnico de Rafael Dudamel a los que se les dijo que no.

En las 3 oportunidades que convocaron a Alejandro, fuimos suficientemente claros y transparentes al explicar a la FVF y al Seleccionador las causas que impedían que Alejandro asistiera a dichas convocatorias, sin embargo la FVF prefirió publicar en todas esas oportunidades,  extractos fuera de contexto de dichas respuestas para su total conveniencia.

La primera convocatoria que recibieron de la FVF, fue para ir el cuadrangular amistoso de Paraguay que se celebraría en Marzo 2018.

En esa oportunidad nos llenamos de orgullo al recibir el llamado de Dudamel y de la FVF.

El 24/02/18 sostuve una reunión para discutir la convocatoria con la Directiva del Club, quienes no sólo dieron su visto bueno para que Alejandro participara en el amistoso de Paraguay, sino que también aprobaron desde ese entonces, la participación de Alejandro  en el torneo Internacional COTIF (que se celebraría en Agosto 2018 y que tenía previsto durar una semana), por lo que con mucha alegría, ese mismo día le ratificamos a Dudamel la participación de Alejandro en esos dos eventos.

Sin embargo nadie podía imaginar con tanta antelación que se presentarían situaciones dentro del club, que requirieron la participación de Alejandro en una categoría que está 3 niveles por encima de la categoría para la cual él fue fichado originalmente 6 meses antes.

Por ello y con el equipaje en mano, el 18/03/18 a pocas horas de abordar el vuelo a La Asunción, y dado que ni Dudamel ni el Club se ponían de acuerdo sobre qué hacer, tuve que tomar una decisión y comunicársela a ambos: “ la decisión de dejar a Alejandro en Barcelona para que debutara con tan sólo 17 años en la Segunda División A de España, en vez de ir al amistoso de Paraguay”, cosa que en lugar de entender el Seleccionador y la FVF y alegrarse por el jugador, prefirieron criticarlo públicamente a través de una campaña de la FVF en sus redes sociales.

Posteriormente vino la convocatoria a los Juegos Centroamericanos de Barranquilla.

La Segunda convocatoria ya nos la había adelantado Dudamel en la primera comunicación enviada en febrero 2018, y era para asistir al Torneo Internacional de Futbol de L’Alcúdia (COTIF). Dicha convocatoria ya gozaba desde el 24/02/18 con la aprobación del FC Barcelona y era ideal para que Alejandro vistiera la Vinotinto y se integrara con todos los compañeros de la Sub 20 que buscarían dejar el nombre de Venezuela bien en alto en el Sudamericano; las condiciones de este torneo eran muy favorables porque se llevaría a cabo en España y tan sólo alejaría a Alejandro 1 semana de los compromisos adquiridos con su Club, sin embargo, en la visita que nos hizo Dudamel previamente al COTIF, cambió las señas tanto al Club como a nosotros y nos dijo que ahora el requerimiento de Alejandro no era para jugar 1 semana con la Sub 20 en el COTIF, sino que lo requería un total de 28 días: 2 semanas de entrenamiento con la Sub21 en el Cenar de Margarita y las siguientes 2 semanas en Barranquillas para participar en los juegos Centroamericanos y del Caribe.

A pesar que solicitamos a Dudamel que reconsiderara la posibilidad de probar las habilidades de Alejandro en el COTIF o que si ello no era factible, que al menos considerara que él viajara directo a Barranquillas para reunirse con la Sub21 (ya que no estábamos dispuestos a asumir los riesgos que para nosotros suponía enviarlo a Venezuela), la negativa por parte de Dudamel  fue rotunda, alegando públicamente que “cualquier permisividad minaría su moral en el vestuario”, cerrándose a encontrar un punto intermedio que resultara favorable a ambas partes, por lo que tampoco Alejandro pudo integrarse con la Sub20 en esta segunda oportunidad. Adicionalmente en esta oportunidad, se publicó la posibilidad que Alejandro hiciera pretemporada con el Primer equipo en EEUU, sin embargo la confusión que generó el requerimiento enviado por Venezuela lo excluyó de las convocatorias de pretemporada en todas las categorías de su Club, para finalmente incluirlo en la del juvenil A, efectuada en Alemania.

Después vino el acercamiento con el CT en la gira de la selección absoluta por España..

Dudamel el día 16/10/18 invita a Alejandro para que asistiera sólo a compartir con la Selección en el partido amistoso de la Absoluta contra los Emiratos Árabes celebrado en Barcelona; allí le plantea en forma aislada un programa de requerimientos que suponía extraerlo del FC Barcelona durante 63 días.

Aceptar semejante planteamiento implicaba una ausencia de 63 días, considerando además que Alejandro estaba saliendo de 3 meses de baja por lesiones, le obligaba en total a ausentarse del Club el 70% de la temporada 2018-2019, (perdiéndose así, un total de 21 partidos de liga y 3 partidos cruciales de la UEFA Youth League).

Ante tales exigencias, se le pidió al Seleccionador la posibilidad de buscar una alternativa favorable a ambas partes y nuevamente se negó a flexibilizar sus requerimientos, por lo que Alejandro finalmente le indicó que lamentaba toda la situación y que esperaba apoyarle en una nueva oportunidad.

Al día siguiente la FVF y Dudamel oficializaron la negativa de Alejandro, no sin antes reiterar en varias oportunidades y de manera capciosa, la falsa noticia que la negativa de Alejandro la recibían “casualmente” cuando él acababa de obtener su nacionalidad española; mensaje éste cuya finalidad tampoco la entendimos.

Pero los demás jugadores de la Selección de Venezuela aceptaron las condiciones impuestas por Dudamel e hicieron el sacrificio de ausentarse de sus respectivos Clubes, todos los días que fueron requeridos por la Selección…

Las condiciones y circunstancias particulares que estén viviendo cada jugador de la Selección y la decisión que haya tomado cada uno en función de las mismas, deben ser respetadas todas por igual.

Desconozco las motivaciones individuales que empuja al resto de los jugadores de la Sub20, pero supongo que para la inmensa mayoría de ellos (y más aún para la totalidad de quienes viven estos momentos en Venezuela), debe ser extremadamente importante exhibirse en la vitrina que ofrece la Selección Venezolana en el Sudamericano, a fin de tener opciones de ser llamados a jugar en algún equipo extranjero (en Chile, México, Argentina, Perú, Colombia, etc) que le ofrezca un mejor plan de vida y de desarrollo profesional fuera del país, tanto para ellos como para sus familias.

Precisamente por no ser ese el caso de Alejandro, su principal prioridad es cuidar lo que él ya ha logrado y seguir avanzando en su carrera profesional.

El hecho que no aceptaran las convocatorias de Venezuela y sí la de España, invita a dudar sobre las intenciones del jugador y de su entorno. ¿Qué diferencias hay entre las convocatorias presentadas por ambas Selecciones?

Para los que tuvimos que salir de Venezuela y comenzar de nuevo con mucho esfuerzo y sacrificio en otro país, y que día a día percibimos que la situación en Venezuela ha empeorado mucho más desde que tomamos la decisión de migrar, hay importantes diferencias entre las convocatorias que hace la Selección de España y las que hasta ahora nos han llegado desde Venezuela.

La convocatoria de la Selección de España (para participar en cualquiera de sus módulos), implica una ausencia mínima del jugador que no interrumpe la dinámica del mismo en su Club; normalmente los jugadores son requeridos por el Seleccionador para entrenamientos específicos de 2 ó 3 días al mes (que suelen iniciar al finalizar un partido de liga o en un día de descanso), con lo cual los jugadores convocados sólo suelen ausentarse de su Club por tan sólo 1 ó 2 entrenamientos como máximo y no se pierden de participar en ningún partido de liga.

  En la reciente convocatoria recibida de parte de la Selección Española, (en la cual hay previsto realizar 2 partidos contra otras Selecciones Europeas), Alejandro sólo se perdería 3 entrenamientos y ningún partido oficial con el FCB, mientras que solamente el último requerimiento con la Selección de Venezuela, suponía sustraer a Alejandro 63 días de compromisos con su Club, poniendo en riesgo su presente y su futuro en uno de los más importantes Clubes de fútbol del mundo, hecho éste que pareció no importarle mucho a la FVF.

Una parte de la opinión pública acusa al jugador de no tener amor por la camiseta, e incluso hablan de no merecerla. Usted, ¿Qué piensa al respecto?

Alejandro nació en Venezuela, allí se crió, estudió, comenzó sus inicios en este deporte, desde joven participó en innumerables competiciones para representar a sus equipos, a su Estado y a su País, tanto dentro como fuera de Venezuela, obteniendo  muchos reconocimientos y satisfacciones por ello y disfrutó de una infancia feliz hasta sus 13 años dentro de las limitaciones que nos tocaron vivir, por ello quiere y siente muy adentro a Venezuela y por supuesto le duele como a cualquier otro venezolano la actual situación del país y en eso no hay duda alguna.

La decisión de ir con España generó muchas críticas  ¿Cómo se siente Alejandro? ¿Qué pasa por su mente? Muchas críticas lo pueden afectar.

No puedo menos que agradecer en nombre de Alejandro a todas aquellas personas que demuestran tanto interés por él:  a los que le apoyan constantemente con sus palabras de ánimo, a los que con fundamento le hacen llegar críticas constructivas que le permiten mejorar como futbolista y como persona, y también a los que sin tener el menor conocimiento, vuelcan sus pasiones sin ningún tipo de filtro en las distintas redes sociales.

Y por su parte y la de Alejandro, ¿se arrepienten o cambiarían algunas decisiones tomadas en este proceso Sub 20?

Desde que Alejandro se inició desde muy pequeño en este deporte, realmente no hemos parado de tomar decisiones (algunas más fáciles y otras llenas de complejidad).  Siempre hemos intentado ser muy analíticos, cuantificando los pros y contras de cada opción.

Al final, creo que la sumatoria de los resultados de todas esas decisiones tomadas, es lo que ha traído a Alejandro hasta aquí. Respecto al proceso de la Sub 20, no me arrepiento de las decisiones que tomamos; de hecho si tuviéramos que pasar nuevamente por las mismas circunstancias y condiciones que se nos presentaron, tomaríamos exactamente las mismas decisiones que tomamos.

Qué ocurría si en un futuro la Selección de Venezuela vuelve a llamar a Alejandro, pero también es requerido por España ¿Cuál sería la decisión?

Pienso que continuar formándose y acumular toda la experiencia posible en Selecciones como la española (Sub 19 y Sub 21) es algo invaluable. Yo espero con muchas ansias que se produzcan los cambios necesarios tanto en Venezuela como en la FVF, para que Alejandro finalmente pueda atender un eventual llamado de la Absoluta (Venezuela).

¿Quiere Alejandro Marqués vestir la Vinotinto?

Por supuesto que quiere, pero esa decisión no está en sus manos. Alejandro lamentó profundamente que las cosas no se hayan dado de otra manera y que él no estuviera en Chile apoyando activamente a la Vinotinto en estos Juegos Suramericanos, y que de igual manera Venezuela no se clasificara para el Mundial de Polonia.

Loading...