Por qué un perro se vuelve agresivo

El ataque mortal de dos canes a sus dueñas en Madrid hacía saltar todas las alarmas. ¿Qué se debe hacer ante un episodio de agresividad en perros?

Loading...

Para muchos, la agresividad en perros es un instinto natural que solo se puede controlar y suavizar con una buena educación y adiestramiento.

Otros tantos aseguran que estos animales nacen sin conocer la maldad pero, como consecuencia de las malas experiencias, acaban desarrollando esos impulsos violentos.

Las explicaciones de unos y otros se quedan cortas para intentar encontrarle sentido al último caso grave de agresividad en perros en España.

También te puede interesar: “El fin del mundo”: los angustiosos momentos tras el atentado en Bogotá

El episodio se saldó con dos fallecidas, las dueñas de los animales, y con el posterior sacrificio de los dos canes responsables del ataque y de los otros cuatro que convivían con ellos en la finca. ¿Se podía haber prevenido el suceso? ¿Por qué se puede volver un perro agresivo?

Violencia canina: no solo perros peligrosos

Existen ciertas razas, tipificadas como ‘potencialmente peligrosas’, con las que se tienen más precauciones que con el resto de los canes.

Pero en el caso que mencionábamos anteriormente, solo uno de los agresores entraba dentro de esta clasificación, un American Staffordshire Terrier.

El segundo responsable, un dogo de Burdeos, no es considerado como tal en el Real Decreto 287/2002 sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

Teniendo en cuenta estos datos, podemos deducir que la agresividad en perros no está relacionada con una raza concreta, ni con su sexo.

Son las características físicas las que miden o pueden dar una idea del nivel de violencia de un posible ataque. En este sentido, no es lo mismo la mordedura de un chihuahua que la de un pitbull (por ejemplo).

Pero por muy dócil que sea, el carácter de tu mascota puede cambiar en cualquier momento como consecuencia de los siguientes factores:

Enfermedad

Vejez

Cambios en el entorno

Nueva mascota o bebé

Ansiedad

Miedos

Cómo calmar a un perro agresivo

Sea un rasgo de su conducta o un hábito adquirido, si notas que tu perro muestra cierta agresividad en determinadas circunstancias, debes ponerlo en manos de un especialista. Si no has conseguido identificar el origen, recurre al veterinario. Él podrá realizar un primer análisis en busca de enfermedades o trastornos, como la ansiedad por separación.

Si la causa es un error de disciplina, los especialistas caninos son la solución. Con sus entrenamientos, las mascotas aprenden a redireccionar sus impulsos y los dueños a dominar la situación. Además, los etólogos marcan las pautas para una correcta educación de los canes:

Educación en positivo, sin violencia. Ya hemos hablado de la importancia de utilizar el refuerzo positivo en el adiestramiento canino. Pero, además, es importante no recurrir a ningún tipo de castigo físico contra el animal. Esta conducta podría provocarle miedo e, incluso, enseñarle que la violencia es la solución. Acabará utilizándola contra ti. No se trata de dominar al animal, sino de enseñarle a seguir unas normas de convivencia y obediencia básicas.

Cubre sus necesidades esenciales. Para que no aparezca la enfermedad, el estrés o el malestar, tu mascota debe estar bien alimentada, con todas las vacunas y revisiones veterinarias realizadas y suficientemente entretenido (paseos, juegos, mimos…).

Si esto falla, la agresividad puede hacer su aparición como mero acto de supervivencia. Se desconocen las causas que motivaron el ataque de los dos perros a sus dueñas, pero los veterinarios implicados en el caso confirmaron que carecían de vacunas y de documentación.

Garantiza su socialización. Para evitar que tu pequeño peludo se subleve en presencia de otros animales o personas ajenas a la unidad familiar, debes encargarte de su socialización. Llévale al parque y permítele que juegue con otros perros, se acerque a otras personas…

Loading...