Qué habilidades deberían enseñar a los niños para llegar a ser CEO de Google

Cuando Sergey Brin y Larry Page fundaron Google en 1998, también crearon un algoritmo para contratar gente.

Loading...

El objetivo era encontrar a los alumnos de ciencias de la computación con las notas más altas dentro de las mejores universidades del rubro.

En otras palabras, buscaban otras mentes como las suyas, pues creían que la tecnología solo podía ser comprendida por gente especializada en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por el acrónimo en inglés).

La sorpresa llegó 12 años después cuando analizaron la información histórica de contrataciones, despidos y ascensos, y descubrieron que entre las características más importantes para crecer en Google, ser excelente en STEM aparecía recién octavo en la lista.

“En el contexto de Google, siempre creímos que para ser un gerente, particularmente en el área de la ingeniería, tenías que ser un técnico tan o más experto que las personas a tu cargo”, dijo el entonces vicepresidente de Recursos Humanos de la empresa, Laszlo Bock, al diario The New York Times.

Sin embargo, el listado estaba encabezado por “habilidades blandas” como ser un buen guía, preocuparse por el éxito y bienestar de los empleados, y comunicarse bien.

Para la profesora y académica estadounidense Cathy N. Davidson existe “un completo desfase” entre el sistema educativo y lo que necesitamos para “tener carreras y democracias exitosas”, con “ciudadanos del mundo sabios, responsables y serios”.

La autora de libros como “La nueva educación: cómo revolucionar la universidad para preparar a los estudiantes para un mundo fluctuante” (2017) cree que formamos a los jóvenes para la era industrial y las necesidades laborales del siglo XIX, y no para un futuro tecnológico.

En el marco de la conferencia “Nobel Prize Dialogue”, organizada el sábado pasado en Santiago de Chile por la propia Fundación Nobel, Davidson habló de temas como los mitos de la educación y por qué las “habilidades blandas” no se enseñan a pesar de que pueden convertirte en el CEO de Google.

Esto nos ayuda como trabajadores y como ciudadanos del mundo, y ayuda a la democracia.

Yo uso un método que se llama “de inventario” y que consiste en que no se levanta la mano para responder una pregunta, sino que se genera una situación donde cada una de las personas tiene algo valioso para contribuir.

Por ejemplo, un exalumno mío inventó un ejercicio que consiste en buscar un texto muy muy difícil y hacer copias solo de la primera página. La clase se divide entonces en grupos de a cuatro y, después de señalar las palabras que no entienden, pueden usar internet para buscar sus significados.

Luego se les dan preguntas que guían la comprensión. Y, al final de todo, tienen que explicarle a la clase qué aprendieron.

También te puede interesar: Según Huawei, la tecnología All-Flash se convertirá en el principal medio de almacenamiento en 2020

Juntos encuentran formas de lidiar con el texto, aprenden a buscar información, a tener un método guiado para explorar, a trabajar en equipo y colaborar, y a comunicar los resultados al resto.

Cada una de estas son habilidades blandas que, simplificando, te harían CEO de Google.

Loading...