Exgobernador de Yakarta condenado por blasfemia pide calma a sus seguidores

El exgobernador de Yakarta Basuki Tjahaja Purnama, que se encuentra en prisión por blasfemia, pidió calma a sus seguidores y que no acudan el próximo jueves a la prisión, cuando será excarcelado, para evitar incidentes.

Loading...

En una carta publicada en las redes sociales, Basuki, de etnia china, cristiano y conocido popularmente como Ahok, justificó la recomendación para mantener “el orden publico” después de cumplir más de un año y medio de prisión

referencial.


El mandatario indicó además que no se arrepiente del tiempo pasado entre rejas porque le ha ayudado a “mantener la disciplina” y ha podido estudiar.

“Si me hubiesen reelegido, me hubiese vuelto más arrogante, brusco y hubiese echo daño a más gente”, dijo el político indonesio en referencia a los comicios para elegir gobernador en Yakarta que perdió ante Anies Baswedan en abril de 2017, tres semanas antes de ser condenado.

En la misiva, el exgobernador llama también a los indonesios a votar en las próximas elecciones presidenciales el 17 de abril, en las que el presidente de Indonesia y que fue aliado político de Ahok, Joko Widodo, busca la reelección con el clérigo musulmán Maruf Amin como su segundo.

Maruf, septuagenario presidente del Consejo de Ulemas de Indonesia, fue uno de los expertos que testificó a favor de condenar a Ahok por blasfemia por unos comentarios que realizó en 2016 sobre un versículo del Corán.

Sin embargo, el clérigo pidió perdón y expresó su arrepentimiento durante la campaña electoral actual.

El proceso judicial contra Ahok fue promovido durante meses en manifestaciones masivas por grupos islamistas con el apoyo de sus adversarios políticos, como Anies Baswedan, y fue calificado de retroceso en la libertad de expresión y religión por las Naciones Unidas.

El 88 por ciento de los más de 260 millones de habitantes de Indonesia practica el islam, en su mayoría de forma moderada, aunque activistas advierten de un aumento de la influencia de los grupos radicales en la sociedad en los últimos años. EFE

Loading...