El presidente Nicolás Maduro anunció ayer el incremento en un 300 % del salario mínimo, que pasó de 4.500 hasta los 18.000 bolívares, al tiempo que señaló que su Administración continuará asumiendo el pago de las nóminas de las empresas privadas para evitar que esta subida alimente la inflación.

Loading...

“El salario mínimo nacional estará en medio petro: 18.000 bolívares soberanos para la clase trabajadora de Venezuela”, dijo Maduro durante su discurso anual a la nación, que pronunció ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un foro integrado solo por oficialistas y no reconocido por numerosos gobiernos.

También le puede interesar: La ONU preocupada por la polarización en Venezuela

Con este aumento, el salario mínimo pasó de 5,22 dólares a 20,9 dólares según la tasa oficial de cambio, lo que mantiene a los casi 4.000.000 de trabajadores que lo perciben en situación de pobreza extrema según Naciones Unidas, que fijó en 1,20 dólares diarios el umbral de la miseria.

Explicó que el incremento, que comenzará a regir a partir de hoy, deberá adaptarse de manera “automática” a todas las tablas salariales de la Administración Pública, donde precisamente el salario mínimo es la norma.

Además, indicó que su Gobierno mantendrá el pago del “diferencial” del salario en las empresas privadas que así lo soliciten, un plan que inició en agosto pasado y cuya duración estaba estimada para solo 3 meses.

Según Maduro, esta medida tiene la finalidad de “quitarles la excusa” a los empresarios de que el aumento, que calificó como un “factor de corrección” de su programa económico, es “causa de inflación”.

En Venezuela, el salario mínimo se calcula en “medio petro”, una unidad de cuenta que nació como moneda virtual con respaldo en un bloque de la Faja Petrolífera del Orinoco, donde se encuentran los mayores depósitos de crudo del planeta, pero ahora se maneja como un certificado de ahorro.

El presidente venezolano, que inició el jueves un nuevo mandato que cuya legitimidad no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, elevó ayer el petro desde los 9.000 hasta los 36.000 bolívares, unos 41,75 dólares.

GOLPISTAS QUIENES NO LO RECONOCEN

Maduro tildó ayer de golpistas a los dirigentes opositores que no reconocen la legitimidad de su segundo mandato y, en cambio, han llamado a unir esfuerzos para generar un Gobierno de transición que ponga fin a la revolución chavista.

La oposición “otra vez hoy pretende tomar el poder político por vía de la aventura, de la improvisación, del golpe, bañado con un barniz de Constitución”, dijo el mandatario durante la entrega de su memoria y cuenta ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un foro integrado solo por oficialistas y señalado de fraudulento.

Maduro restó importancia a las declaraciones del presidente del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, en las que pidió apoyo civil, militar y extranjero para sacarlo del poder y “restituir la democracia” en el país caribeño.

“Aquí va a seguir mandando el pueblo de Venezuela con Nicolás Maduro al frente de la Presidencia de la República, y la unión cívico militar. Sigue tú con tu aventura, sigue tú con tus muchachos inmaduros, que aquí está el pueblo con Maduro, sigan ustedes jugando a la política (…) sigan improvisando”, dijo.

El jefe del Estado planteó nuevamente a los “sectores serios” de la oposición la posibilidad de un diálogo político y formal para “hacer un acuerdo serio de gobernabilidad”.

“Creo en el diálogo y los reconozco a todos (…) no creo en la intolerancia ideológica, política”, prosiguió y agregó que solo el chavismo tiene un plan para sacar al país de la crisis mientras que sus detractores, aseguró, “están más divididos que nunca y vuelven a la vieja estrategia del golpismo”.

“MANO DE HIERRO” CONTRA LA “TRAICIÓN”

Maduro también advirtió que castigará con “mano de hierro” a los funcionarios, especialmente a los que trabajen en la fuerza pública, que incurran en “traición” a su juramento.

Reiteró que un grupo de funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) detuvo el domingo al presidente del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, en un procedimiento irregular y por el que los agentes implicados fueron destituidos.

“Destituidos por prestarse a un ‘show’ mediático en contra del interés nacional y así voy a actuar con cualquier funcionario que traicione el juramento público y cualquier funcionario que se preste, sea quien sea, se presente a donde se presente. Mano de hierro a la traición”, expresó.

En el discurso dijo que la breve detención de Guaidó fue un “show” que contó “con la cooperación corrupta y traidora” de los agentes destituidos.

“A mí no me va a temblar el pulso con nadie. Cuento con el apoyo del pueblo y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB)”, agregó el mandatario ante los más de 500 miembros de la ANC, un foro señalado de fraudulento y no reconocido por numerosos Gobiernos.

Guaidó dijo a periodistas que la versión oficial del incidente demuestra que Maduro “ya no controla las Fuerzas Armadas” lo que revela, agregó, el “grave problema” que vive la institución castrense.

Reiteró que la Cámara discutirá hoy un proyecto de decreto de amnistía para militares, a quienes la oposición les ha pedido el apoyo para “restablecer la democracia” en el país.

ENCAJE LEGAL

De igual manera, Maduro informó que ayer entra en vigencia el encaje legal de 60% a la banca nacional.

“El directorio del Banco Central de Venezuela (BCV), durante sesión ordinaria llevada a cabo el martes 9 de enero estableció el incremento del encaje legal al 60%, que deberán constituir las instituciones bancarias sobre las obligaciones sujetas a encaje a partir del 14 de enero de 2019”, reseña una nota de prensa del BCV.

BAJÓ POBREZA EXTREMA

De igual forma, Maduro indicó que la pobreza extrema se ubicó en 4,3% en 2018 y la pobreza general en 17,3%.

“Hemos avanzado desde que llegué a la presidencia. Pero con 944% de ingresos menos del petróleo. Es complejo, ¿cómo lo hicimos? Gracias a la revolución socialista”, expresó Maduro, desde el Palacio Federal Legislativo, donde presentó la Memoria y Cuenta del año 2018, así como el Plan de la Patria 2019-2025.

Durante la sesión con los constituyentes, el Jefe de Estado destacó que con la profundización de las políticas de seguridad social, empleo, remuneración justa, vivienda, salud y educación, para el 2025 la meta es miseria cero.

 

EFE

Loading...