Ayer a primera hora de la mañana, varios sectores de San Vicente al oeste de la ciudad de Maracay, escenificaron una protesta pacífica en el botadero de basura denunciando una contaminación ambiental producto de la quema indiscriminada en esa jurisdicción.

La acción de reclamo comenzó a primera hora, y en la medida que transcurría el tiempo, los habitantes se fueron concentrando a la entrada del recinto, donde se quejaban de los múltiples problemas que acarrea la nube de humo que invadió una parte del cielo maracayero.

También le puede interesar: Colombia expresa “profunda preocupación” por expulsión de cónsul en Caracas

Mientras se desarrollaba la manifestación, funcionarios del Cuerpo de Seguridad y Orden Público se apostaron en otro ángulo del botadero, cercano a donde está enclavada la carpa de la Guardia Nacional en prevención de cualquier desorden en ese espacio geográfico.

Omaira Bolívar denunció que en la mañana del miércoles se presentó un contingente de funcionarios policiales y se llevó escoltada una máquina que es utilizada para remover los escombros del bote y controlar la quema que se viene registrando desde hace unos días atrás.

Afirmó que como no se cuenta con esa maquinaria, la situación se complicó y muchas personas de la tercera edad y niños recién nacidos se asfixiaron tras la inhalación involuntaria de humo tóxico.

Por ese motivo, todos los sectores que se vieron perjudicados ante ese evento irregular, vino a protestar de manera voluntaria y nuestra intención es que la Alcaldía de Maracay o quien se la llevó la regrese al botadero de San Vicente para solventar el asunto, pues de lo contrario, las acciones de calle serán más radicales en el transcurso de las próximas horas, comentó.

Mientras que Irene Hernández añadió a la denuncia que «nuestra mayor preocupación es la salud de los niños y ancianos. Esto es insoportable, especialmente en horas nocturnas».
Agregó asimismo que la Alcaldía de Girardot o la Gobernación de Aragua al retirar la máquina pesada sin la consulta del pueblo, se le está quitando la papa a unas seiscientas personas (hombres y mujeres), quienes viven de la recolección de cartón, cobre, aluminio y otros materiales reciclables. «Nos están causando un grave problema».

Asimismo Orlando Polanco añadió que «nuestro estado está constituido por 18 municipios, de los cuales 10 de ellos depositan la basura en San Vicente y nosotros vivimos de la basura».

El señor Pedro Bastidas puso en práctica un plan de la recolección de escombros y desechos sólidos para mostrar una imagen diferente de la ciudad, pero está generando un gran problema como es la de colocar la basura, donde anteriormente funcionaba la extinta Calimar». Ese espacio prácticamente está en la zona centro de la ciudad y además nos están quitando el material que buscamos de los escombros.

Por lo tanto, «pedimos que nos regresen la máquina». Apuntó que en el vertedero hay dos máquinas, pero están inoperativas por falta de repuestos o mantenimiento.
Mientras que Elí Flores rechazó la presencia policial a la entrada del deposito de basura. «Los funcionarios nos maltratan física y verbalmente, ingresan a nuestras casas y se llevan la comida».

Nos aplican la política del matraqueo y la humillación», dijo el denunciante, quien añadió que la gente se está ahogando con el humo. La quema del bote tiene varios días y ahora como se llevaron la maquinaria, como podemos controlar el fuego».

Por todas esas razones las distintas comunidades del oeste de la Ciudad Jardín salieron a manifestar sus derechos expresados en la Constitución Nacional.

También pidieron que el Gobierno ponga en ejecución en San Vicente el Plan de Reciclaje y eso beneficiaría a las comunidades generando dividendos y resolviendo el problema de contaminación ambiental.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | FAUSTINO PÉREZ