Las Ánimas de Bernini : esculturas mitológicas

514

Gian Lorenzo Bernini, nacido en Nápoles en 1598, es considerado el artista más importante de la Roma barroca, el sucesor de Miguel Ángel. Desarrolló facultades como escultor, pintor, arquitecto, diseñador de fiestas y ceremonias -tanto religiosas como paganas-, siendo también creador de diferentes ornamentos.

También te puede interesar: Tradiciones navideñas: El Espíritu de la Navidad

Imagen referencial

Este, a pesar de su lugar de nacimiento y nacionalidad, mantuvo siempre buenas y crecientes relaciones con la Monarquía Española y todos sus representantes; recibió encargos tanto de mecenas españoles en Roma, como de la realeza directamente. Entre las muchas piezas solicitadas por españoles, se encuentran las populares Ánimas.

Encargadas por el abogado español Pedro Foix de Montoya, las esculturas que conocemos como parte de la colección de Ánimas, son parte importante del legado del artista. Al ser un especialista, rozando la obsesión, por el realismo en las esculturas y todos sus trabajos, Bernini plasmó en estas dos esculturas sensaciones que son palpables para todos sus espectadores.

Resultado de imagen para Las animas de bernini
Anima Dannata

La primera de este par de esculturas, se conoce como Anima dannata (en español Alma condenada), realizada en mármol en 1619 y mide 54 x 25 x 31 cm. Se concebía de forma general, hasta hace muy poco, que representaba un alma atormentada por la condena al infierno.

La otra escultura que compone este importante dúo, es la conocida como Anima beata (llamada en español Alma santísima), realizada por Bernini en mármol, en el mismo año que la anterior y con un tamaño de 54 x 30 x 30 cm. Algunos expertos han asegurado a lo largo de los años que esta es la personificación del alma cristiana gozando de los placeres del paraíso.

Del mismo modo que con, el ‘Alma condenada’, Bernini buscó representar en esta escultura, un alma santa y bendita, la plenitud, la serenidad y hasta la tranquilidad. – En la foto: ‘Anima beata’, escultura de Bernini / Cortesía de : National Geographic.-

Según un estudio presentado en 2015, primero en un congreso realizado en el Museo del Prado, Madrid-España, y luego publicado en la revista Sculpture Journal de la Universidad de Liverpool (Reino Unido), la concepción cristiana de estas esculturas podría estar errada.

La investigación, realizada por David García Cueto, investigador y profesor de historia del arte de la Universidad de Granada, arrojó que las dos cabezas esculpidas por Bernini,

Imagen relacionada
Anima Beata

representan realmente un sátiro y una ninfa: Anima dannata y Anima beata, respectivamente. En otras palabras, que la concepción cristiana de este dúo, hasta ahora aceptada, estaría equivocada.

El profesor de la Universidad de Granada, ha propuesto que las Ánimas son esculturas de temática mitológica, con base en documentación de la época, que no había sido analizada, procedente del Archivio Storico Capitolino de Roma. Garcia Cueto afirma que: “Esta revelación viene a abrir una novedosa vía interpretativa hasta ahora ausente en la vastísima historiografía berniniana”.

Actualmente, ambas versiones son discutidas y ninguna es aceptada en su totalidad, por lo que tenemos que esperar futuras investigaciones para confirmar alguna de las dos teorías, aunque la más popular sea la versión cristiana. Ambas esculturas poseen un carácter mítico y son parte de la gran obra del escultor napolitano, por lo que no faltarán expertos en la materia que deseen profundizar en su significado.

Lo que sí es indiscutible, al contemplar las esculturas, es el dramatismo y realismo que Bernini imprimía en sus creaciones. Es un hecho comprobado la pasión y la necesidad que poseía al esculpir, buscando captar y luego expresar lo mejor posible los estados de ánimo y las emociones presentes en los personajes, así como su trasfondo psicológico.

CULTURIZANDO