¿Inteligencia artificial?

Loading...

De entre todas las revoluciones que vienen para modelar nuestro futuro, la relacionada con la inteligencia artificial (IA) es probablemente la que mayor impacto puede tener. Pero también la que más incertidumbre genera. Las noticias sobre los avances en esta rama científica parecen dar una de cal y otra de arena. Un día se nos informa sobre su uso para prevenir la caza ilegal o detectar infecciones emergentes. Al día siguiente, se nos recuerdan los riesgos de un mal uso de la tecnología.

A estas noticias se suman las cartas abiertas y comunicados de personalidades en desacuerdo como Elon Musk o Bill Gates. Advierten del peligro de emplear IA en la industria armamentística. Y no faltan los escépticos de la disciplina, quienes creen que hay que ser cautos con estas visiones excesivamente apocalípticas o entusiastas. Con tal cantidad de opiniones, ¿cómo se ve afectada la percepción que la sociedad tiene de este ámbito?

Grandes compañías que, junto con las universidades, están creando muchos puestos de trabajo relacionados con la inteligencia artificial. La investigación en este ámbito se está viendo fuertemente respaldada por empresas y gobiernos. Según el doctor Francisco R. Villatoro, profesor del departamento de Lenguajes y Ciencias de la Computación en el área de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Málaga, “no hay recortes en investigación en IA, todo lo contrario, hay varios países que cada día apuestan más fuerte por estas tecnologías. Y muchas empresas tecnológicas”. Si existe miedo por el avance de esta tecnología, no parece percibirse en gran parte de la inversión pública y privada. Pero Google no renovó el contrato que les unía al Pentágono a nivel de inteligencia artificial. ¿Un movimiento llevado a cabo para mantener una imagen corporativa alejada del ámbito armamentístico?

Loading...