Éste 2018 China legalizó el uso de huesos de tigre y cuernos de rinoceronte para fines científicos

Loading...

China en este 2018 legalizó el uso de huesos de tigre y cuernos de rinoceronte para fines científicos y medicinales.

También le puede interesar: ¿Sabías qué las arañas saltarinas distinguen más colores que tú?

Las autoridades del gobierno de China aclararon que únicamente aprobaron el comercio de animales criados en granjas. Sin embargo, esta nueva medida ha alertado a las organizaciones conservacionistas. Esto es porque los efectos podrían ser devastadores sobre las poblaciones de rinoceronte en estado salvaje.

Esta nueva medida sorprendió al mundo. Esto es porque China había lanzado políticas de protección para los animales en peligro de extinción en los últimos años.

China seguirá prohibiendo la venta, compra, importación o exportación de productos relacionados con rinocerontes y tigres. Por ello, las autoridades de este país, aseguraron que perseguirán a aquellos que incumplan las normas.

Sin embargo, los ecologistas consideran que es imposible diferenciar el polvo de cuernos de rinoceronte o de hueso de tigre procedente de animales salvajes o criados en granjas.

Distintos activistas, a su vez, llevan años exigiendo el cierre de estas granjas, que funcionan gracias a un “vacío legal”.

Según datos de WWF, alrededor de de 1,000 rinocerontes son cazados cada año para traficar con sus cuernos, una práctica prohibida en 1973 por el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas, del que China forma parte desde el año de 1981.

La situación de los tigres no es menos preocupante.En solo un siglo el hombre ha provocado la desaparición de un 97% de la población mundial. En los últimos 15 años han muerto al menos 1,755 ejemplares.

Los conservacionistas afirman que esta medida podría abrir la puerta al tráfico ilegal de especies. Esto pone en peligro la ya precaria situación de las poblaciones de tigres y rinocerontes en estado salvaje.

Aunque China declaró que perseguirá a quienes no cumplan la normativa.

A este respecto, Margaret Kinnaird, responsable de WWF, denunció su preocupación. “Con las poblaciones de tigres y de rinocerontes en mínimos y bajo amenaza constante, legalizar el comercio de partes de sus cuerpos es una gran irresponsabilidad” declaró.

Mientras, que Rafael Salvador, especialista en criminología medioambiental, denunció la existencia de las granjas de tigres y rinocerontes, donde las condiciones de vida son “terribles”.

NG Español

Loading...