Plagiarios que exigían 500 dólares mataron a puñaladas a comerciante

Loading...

A través de las investigaciones que adelantan los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de Maracay, se permitió ubicar a un comerciante que estaba desaparecido desde el 25 de septiembre en horas de la tarde, cuando salió de su residencia en Las Acacias, al sureste de la ciudad de Maracay, a verse con una mujer y después no se tuvo información sobre su paradero.

También te puede interesar: Cayeron dos presuntos antisociales en La Victoria

comerciante
Imagen referencial

Aunque no hubo información oficial a los periodistas de parte de las autoridades del Cicpc, pero que ya se maneja como un asunto oficial de parte de los familiares, José Alejandro Andrade Marchena, de oficio comerciante y padre de dos hijos, fue encontrado muerto en horas de la tarde de este lunes en un sector ubicado entre Santa Cruz y Cagua.

Su cuerpo fue hallado en una composición de osamenta, y de acuerdo a los elementos de interés criminalístico que se visualizaron en la escena del suceso, se trata de la víctima. Sin embargo, los estudios de antropología, odontograma forense y otros estudios serán los que certificarán que se trata de Andrade Marchena.

¿CÓMO SE LLEGÓ AL SITIO?

Se conoció de manera extraoficial que los sabuesos al mando del comisario Ramón Duque, jefe de Investigaciones y el comisario Richard Figueredo, supervisor de Investigaciones, a través del análisis del cruce de llamadas e investigaciones de campo, se dio con el paradero de una ciudadana con quien el comerciante se vería esa noche, cuando desapareció misteriosamente del entorno familiar.

La pareja se habría tomado algunos tragos e incluso cenaron en un sitio aún desconocido. Durante el interrogatorio, a la indiciada no le quedó otra alternativa que confesar su participación en ese hecho de sangre e incluso reveló información de quienes estaban involucrados en el homicidio de Andrade Marchena.

Ella habría señalado “sin pelos en la lengua” que se trataba de un montaje preparado por el socio de la víctima. Al parecer, José Alejandro era un hombre muy habilidoso en los negocios y eso cayó mal en su amigo. Se produjeron “celos comerciales”.

Para sacarlo del camino y tomar el control del asunto, el autor intelectual solicitó sus servicios para que lo sedujera y lo llevara hasta la trampa mortal, tal y como ocurrió.

PERSONA DESAPARECIDA

El comerciante fue entregado luego a un grupo de delincuentes. Y el hecho como tal se denunció como persona desaparecida en el Conas y en el Cicpc, al mando del comisario Gerson Ramírez. Un equipo multidisciplinario se abocó a las averiguaciones de rigor.

Se iniciaron las pesquisas de rigor y se tomaron declaraciones de todas las personas que rodeaban al comerciante. El suceso se había convertido como especie de un cangrejo. No obstante, entre cielo y tierra no hay nada oculto.

LO MATARON POR 500 DÓLARES

Con el transcurrir de las semanas, el asunto se convirtió en un secuestro. Posteriormente otro grupo de investigadores entró en acción. Los antisociales se comunicaron con los familiares exigiendo un pago de 500 dólares y si no pagaban entonces la víctima aparecería muerta.

Los plagiarios, días después, cumplieron con su amenaza y ultimaron a puñaladas a José Alejandro. Su cuerpo fue dejado en una zona boscosa cercana de la carretera Cagua – Santa Cruz.

Aunque el hombre ya estaba muerto, los esbirros seguían exigiendo el correspondiente pago, y para no perderlo todo, la citada cifra la bajaron a 300 dólares. La negociación se llevaría a cabo el viernes pasado en un centro comercial en la avenida Fuerzas Aéreas con Casanova Godoy.

La transacción financiera entre los hampones y los dolientes del plagiado se frustró ese día cuando los investigadores montaron una trampa en las inmediaciones de HyperJumbo.

Con la aprehensión de la “carnada”, los investigadores del Cicpc se trasladaron a varios puntos de la entidad practicando al menos el arresto de dos personas y en la noche del lunes se trasladaron a La Carpiera.

CAYÓ ABATIDO

Al observar a uno de los implicados, los funcionarios le dieron la voz de alto y éste respondió disparando, suscitándose luego un enfrentamiento. Durante el intercambio de disparos resultó herido Félix Ramón Ortega, a quien le confiscaron un armamento y otros elementos de interés criminalístico.

Aunque lo trasladaron al Hospitalito del municipio Sucre, Ortega falleció a causa de las heridas. Se comentó que en el sitio se recuperaron algunas evidencias que son fundamentales en la investigación.

FAMILINARES DENUNCIARON EL CASO

Mientras se adelantaban las pesquisas, Edgar José Andrade, hermano del comerciante, relató que su pariente había salido de su morada ubicada en el sector Las Acacias del municipio Girardot a eso de las 6:38 minutos de la mañana del martes 25 de septiembre con destino a residencias Palo Negro, lugar donde visitaría a sus hijos y al mismo tiempo haría entrega de algunos alimentos. A través de un mensaje de texto se comunicó con su ex, expresándole lo siguiente: “Voy a entregarle una comida a los niños”.

Ya en horas de la tarde, José decidió emperchase y entre las 5:00 y 6:00 pm salió de su vivienda a bordo de su vehículo Cavalier, color rojo, placa AD644SD, pero no indicó a dónde se dirigía.

Al caer la mañana del siguiente día, un hermano, de nombre Ángel le escribió a su teléfono celular para indicarle que cancelara en efectivo unos granos y como no recibió respuesta alguna, sus seres queridos se preocuparon. Seguidamente lo llamaron por teléfono, pero tampoco respondió y de allí comenzó la pesadilla.

Mientras estuvo en cautiverio, los antisociales le “rasparon” las tarjetas de crédito y débito en una conocida pollera en Cagua. Los familiares al percatarse de movimientos extraños, realizaron transferencias a otros bancos e incluso se denunció ese hecho ante el Cicpc.

A los días los hampones dejaron abandonado el automóvil en un sector de La Carpiera y el carro fue trasladado a la Subdelegación de Cagua y luego a Maracay, en donde le efectuaron las experticias de rigor.

Finalmente, vale destacar que el caso podría quedar resuelto en el transcurso de las próximas horas, cuando el comisario general Douglas Rico, director nacional del Cicpc, se traslade a Maracay a ofrecer una rueda de prensa sobre ese trabajo de investigación policial.

LUIS ANTONIO QUINTERO | RAIZA VILLAFRANCA | elsiglo
fotos | FAUSTINO PÉREZ

Loading...