“Estamos criando hijos desnutridos”

Loading...

Los bajos sueldos, la escasez de alimentos y medicinas, es el panorama que siguen viendo las familias venezolanas inmersas en la crisis.

Las amas de casa destacaron el caso del cartón de huevos de 30 unidades, cuyo costo ya llega a los 800 bolívares soberanos, mientras que la carne se vende en 600 S, y el queso pasó la barrera de los 600 S.

También le puede interesar: Terreno baldío convertido en guarida de delincuentes en El Toro

Para Francis Gómez, “Venezuela está pasando por una de sus peores crisis económicas, pero las consecuencias las pagan directamente los que menos ganan. Desde hace tiempo para mí es imposible comprar carne y de vez en cuando un cuartito de queso, la situación está insoportable para nosotros los pobres. Creo que los hijos están creciendo desnutridos”.

Por su parte, Leida Peña señaló: “Mire señor, la carne, los huevos y el queso ya desaparecieron de la mesa familiar, aparte que no se consiguen. Los vendedores suben el precio de manera exagerada. Yo vivo solamente de mi pensión; aporté tantos años de trabajo para cobrar una cantidad de dinero que solamente alcanza para dos o tres alimentos. Uno necesita comprar medicinas, pagar transporte, artículos de limpieza y aseo personal, yo no sé como los políticos dicen que con el sueldo mínimo se puede vivir”.

Igualmente, Mayira Loyo señaló: “En mi casa ya no se come carne, ni huevos ni queso ni se toma leche. Tenemos que ingeniarnos para poder preparar los alimentos a los niños, son los que más sufren porque están creciendo desnutridos. Ese es el futuro de los venezolanos que estamos viendo crecer, es triste ver como el país se esté perdiendo”.

Asimismo Saraí Dáguey aseguró que “el sueldo mínimo no cubre la canasta básica, el dinero no alcanza y tenemos escasez de alimentos. Creo que este es el único país donde no se respetan los precios justos y oficiales que anuncia el Gobierno. La carne desapareció de los mercados, los huevos cada día están más caros y tampoco se consiguen. Así no se puede vivir, dentro de algunos años, cuando esta situación se acomode, recién veremos las consecuencias de ver a nuestros jóvenes desnutridos, sin energías ni vitaminas, así estamos viviendo en Venezuela”.

Finalmente, José Ramos consideró que “la situación es horrible, la mujer es una guerrera y luchadora porque hace todo lo posible para comprar algo y preparar los alimentos de los muchachos. Todo está caro y los alimentos de primera necesidad han desaparecido. El sueldo de mil 800 soberanos se volvió sal y agua, pero las que batallan diariamente son las madres. Uno las ve en los mercados municipales y en los supermercados, comprando una ramita de cada cosa para darle por lo menos alguito de sabor a la comida.

Nadie respeta los precios regulados, no sabemos hasta dónde nos arrastrará esta crisis que estamos viviendo. Aquí ya no se mejora nada, por el contrario, cada día es peor”.

LUIS CHUNGA | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA

Loading...