Prepara la más rica salsa boloñesa para acompañar tus pastas

Hoy vamos a preparar la receta de la salsa boloñesa auténtica también llamada salsa bolognese o salsa de ragú, la salsa de pasta a base de carne y verduras típica de la ciudad de Bolonia en Italia. Como veréis, no se trata de freír carne y añadir salsa de tomate frito como vemos a menudo en casas de amigos, comedores y tristemente, también en algunos restaurantes.

También te puede interesar: Mousse de turrón, ¡riquísimo postre para Navidad!

Salsa boloñesa
Imagen referencial

La salsa boloñesa auténtica es una salsa muy fácil de hacer pero requiere tiempo y es algo laboriosa, ya que necesita una larga cocción. Eso sí, merece la pena porque cualquier parecido en sabor y textura entre hacerla como mandan los cánones, o simplemente mezclando carne y tomate, es pura coincidencia.

 

Ingredientes
Para 4 personas

Carne picada 500
Cebolla grande 1
Zanahoria 2
Apio una rama
Tomate pera 2
Tomate concentrado cucharadas 2
Vino blanco 100 ml
Agua 200 ml

Elaboración

Comenzamos picando en trozos muy pequeños la zanahoria, el apio y el ajo. La cebolla también la cortamos en brunoise muy fino, de forma que todas las hortalizas tengan así un tamaño similar al de la carne, para que no destaquen sobre ella. Las pochamos con aceite de oliva durante diez minutos a fuego lento. Añadimos la carne picada. Cuando la carne picada haya cambiado de color, agregamos el vino blanco y dejamos que se evapore mientras removemos.

Después agregamos el tomate picado en trozos un vaso de agua y el concentrado de tomate, dejando que todo se cocine durante unos veinte minutos más. Aunque ya aparente estar hecho, la tradición para hacer una buena salsa boloñesa exige una larga cocción. Por eso nosotros vamos a dejar que nuestra boloñesa se cocine a fuego lento durante al menos 1 hora y media más, totalizando dos horas.

Para que no se quede seca la salsa en tan larga cocción, podemos ir añadiendo agua, caldo o vino cuando veamos que se está secando mucho. Incluso hay recetas clásicas que añaden un poco de leche. Recordad que el objetivo es conseguir una salsa espesa de carne y hortalizas estofadas, ligadas ligeramente por un poco de tomate y no preparar una salsa de tomate con tropezones.

Otra cosa importante es que al contrario de nuestra costumbre habitual, la salsa boloñesa no se sirve habitualmente con espaguetis sino con otras pastas largas pero anchas como los fetuccini o los papardelle que son los idóneos para acompañar esta salsa. Además, esta salsa si os sobra es perfecta para hacer empanadas de carne o pasteles de carne cubiertos de puré de patata.

 

Fuente: directoalpaladar

Loading...