Polémicas tumbas de dictadores generan disgusto a turistas

Loading...

Este jueves se celebra el día de Todos los Santos y en España es tradición acudir al cementerio a visitar las tumbas de nuestros seres queridos. Más allá de Halloween, la festividad de hoy es para honrar la memoria de los que ya no están, por ello los cementerios se llenan de flores durante estos días. Si bien muchas otras personas acuden a estos lugares por otros motivos.

También le puede interesar: En Canadá es ilegal realizar brujería

En plena polémica en España por la exhumación de Franco, es momento de repasar una serie de tumbas que se han convertido en famosas por los restos que albergan, que son precisamente los de otros dictadores internacionales. El hecho de que estos hayan marcado la historia mundial ha hecho que los sitios donde reposan sus restos se hayan convertido en un reclamo turístico.

El Duce, que gobernó Italia entre 1922 y 1945, fue fusilado por partisanos italianos cuando intentaba huir con su amante a Suiza, oculto en un camión. Tras la ejecución colgaron sus cuerpos boca abajo en una plaza de Milán, donde fueron mutilados, golpeados, orinados y escupidos. Terminado el escarnio público, el cuerpo del dictador fue enterrado en una tumba sin identificar hasta que un año después simpatizantes fascistas lo robaron para entregarlo poco después en un convento, al no saber qué hacer con los restos. Oculto durante más de 10 años en el convento de Cerro Maggiore, con el conocimiento del Gobierno italiano, en 1957 se entregó los restos a la familia, que eligió la capilla familiar de San Cassiano para darle sepultura. Su tumba es hoy lugar frecuente de peregrinación de nostálgicos, pero también de simples curiosos.

El sucesor de Lenin, responsable de una brutal dictadura que eliminaba cualquier conato de oposición, fue inicialmente embalsamado en el mausoleo de Lenin en Moscú, tras su fallecimiento en 1953 por un derrame cerebral. Años después, el sucesor de Stalin, Nikita Jruschov, denunció las purgas y crímenes de Stalin y decidió trasladar su cuerpo fuera del mausoleo, a una tumba instalada en la Necrópolis del Muro del Kremlin, a unos 20 metros del mausoleo.

Los restos del general chileno reposan en una capilla privada de su familia en Valparaíso. El dictador falleció en 2006 a los 91 años de edad, en un momento en que la justicia chilena había iniciado el procedimiento para encausarle por alguno de los crímenes cometidos durante su dictadura, que eliminó y reprimió a miles de opositores, muchos de los cuales siguen hoy desaparecidos.

El fundador del Estado Novo en Portugal, como se denominó al régimen autoritario implantado tras el golpe de Estado militar de 1926 y cuyo final marcó la Revolución de los Claveles de 1974, reposa en el cementerio de Vimieiro, su pueblo natal, de poco más de 800 habitantes. El municipio de Santa Comba Dão, al que pertenece la aldea de Vimieiro, lleva años intentando poner en marcha un museo sobre la figura de Salazar y el Estado Novo con el objetivo de atraer turistas a la zona. La idea, no exenta de polémica y que cuenta con partidarios y detractores, no ha terminado de ver la luz principalmente por falta de financiación.

El líder comunista de la antigua Yugoslavia desde 1945 hasta 1980 está enterrado en el mausoleo de la Casa de las Flores, un invernadero construido en el sur de Belgrado cinco años antes de su muerte con el fin de albergar sus restos. Cerrado durante más de una década tras la descomposición de la Federación, se reabrió de nuevo al público en 1996. Los aniversarios de su muerte o su cumpleaños son fechas en la que los nostálgicos de la antigua Yugoslavia suelen acercarse a la Casa de las Flores para honrar su memoria.

Loading...