“Mi esposo era presidente de la línea de mototaxistas de Villa de Cura”

Loading...

Dariska Vera, en medio de su dolor, tristeza y llanto, sacando fuerzas de voluntad, haciendo uso de los derechos constitucionales, manifestó en las afueras de la Morgue de Caña de Azúcar que su esposo muerto en una situación muy confusa era el presidente de la línea de mototaxistas que funciona en la avenida Bolívar, en la población de Villa de Cura del municipio Ezequiel Zamora, Aragua.

También te puede interesar: Murió ahogado en un río en la Colonia Tovar 

mototaxista
Imagen referencial

Dijo que los hechos ocurrieron a las 6:00 de la mañana del miércoles cuando mi esposo y yo nos levantábamos para irnos al trabajo. Yo soy docente y él mototaxista, un servidor público de la ciudad.

“Me llevaría al colegio, cuando de pronto se presentaron unos funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales, me sacaron de la casa y me tuvieron presa por más de tres horas sin causa alguna”, confesó la declarante.

Para ese momento comenzó la peor de las pesadillas para mi y mi compañero sentimental, dijo.

Agregando que primero escuchó los disparos de un armamento de guerra y un poco después de una escopeta, lo pusieron a disparar haciendo un simulacro de un presunto enfrentamiento.

Ramón Oswaldo Cañizalez Melo, de 34 años de edad, padre de un niño de dos años y seis meses, no acostumbraba cargar armas y esa que apareció en escena, se la sembraron.

Tampoco era conocido como “Ramón La Bomba”, ese sobrenombre se lo pusieron los funcionarios, ni mucho menos formaba parte de una banda de presuntos delincuentes, agregó la denunciante.
Dijo asimismo que su compañero no tenía cuentas pendientes con la justicia y que “esos policías me demuestren lo contrario”.

No hay elemento válido para decir que Cañizalez Melo era un peligroso delincuente. Fabricaron “un saco de mentiras” y lo dieron a conocer a los periodistas. Aunque no voy a revivir a mi esposo, si quiero aclarar públicamente que el único delito en la vida era el de trabajar honradamente para el llevar el sustento diario a la casa.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

Loading...