Hallaron cadáver de soldado en un pipote en San Mateo

Con varios impactos de bala en distintas partes del cuerpo fue encontrado este miércoles, dentro de un pipote de basura, el cadáver de un hombre en la calle Rocío del barrio 23 de Enero de San Mateo, municipio Bolívar.

La víctima vestía un jeans, franela negra y zapatos deportivos de color azul oscuro. De acuerdo a las declaraciones dadas por Maritza Tirado, su hijo respondía al nombre de Alberto Javier Castro Tirado, quien prestaba servicio militar en el componente ubicado en Pan de Azúcar, municipio Guaicaipuro, Los Teques, estado Miranda, desde hace un mes.

El joven tenía su residencia en el sector La Quebrada de La Esperanza en la Carretera Nacional Panamericana, entre San Mateo-La Victoria, vivía con su pareja, quien se encuentra a la espera de su segundo hijo.

pipote
Se presume que el soldado hallado muerto dentro de un pipote de basura pudo ser asesinado por la banda delictiva horas antes

PIPOTE MACABRO

Transcendió que Alberto habría salido de su casa a eso de las 1:00 de la tarde del martes indicándole a su esposa que se trasladaría a la morada de su madre en San Mateo, buscando algo de comida. No obstante, las horas pasaron y la compañera sentimental comenzó a preocuparse, pues el hombre no regresaba al hogar y al caer la noche decidió tomar el teléfono celular marcando al número de su suegra, quien le respondió no saber nada del joven.

La mañana siguiente la pareja del soldado angustiada se dirige a San Mateo de manera de conocer su paradero, instante donde ya se rumoraba sobre el hallazgo de un cadáver dentro de un pipote de basura en el barrio 23 de Enero y para descartar que fuera su compañero se acercó al sitio, identificándolo por su vestimenta.

pipote
Familiares del joven encontrado muerto en el 23 de Enero lloraban inconsolables

NO TENÍA ENEMIGOS

“Él nunca llegó a mi casa, sí tenía un carácter fuerte, pero tampoco tenía enemigos ni andaba en malos pasos. Una y otra vez le decía no fuera a San Mateo, que se quedara en Los Teques, y ayer le tocaba presentarse. Muchas veces lo aconsejé pero se molestaba, decía que no lo quería”, dijo Maritza Tirado. 

Pero como dice un dicho “guerra avisada no mata soldado y si muere es por descuidado”, y Alberto tras confiarse fue asesinado por maliciosos del municipio Bolívar. Aparentemente el muchacho fue tiroteado en un sector cercano y luego arrojado dentro de un pipote en la mencionada zona, según por un vehículo de color blanco, por ello fuentes policiales no descartan que éste haya sido víctima de la banda de “El Pichón Gamarra”, horas antes, no obstante, los investigadores tienen la última palabra.

RAIZA VILLAFRANCA | elSiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO

Loading...