De cinco disparos asesinaron a policía en casa de su novia

Loading...

Este miércoles a la 1:00 de la madrugada, cuatro sujetos portando capuchas y exhibiendo pistolas de alto calibre, ingresaron a una residencia ubicada en la calle El Sol del barrio El Charal, parroquia Santa Rita del municipio Francisco Linares Alcántara y dieron muerte a un funcionario de la Policía de Aragua, adscrito a la Dirección de Inteligencia y Estrategias Preventivas.

También te puede interesar: Detenido sujeto solicitado por el Ministerio Público

policía
Varias comisiones abordaron algunas barriadas de la parroquia Santa Rita tras la captura de los homicidas

La víctima de ese hecho de sangre respondía al nombre de Ricardo José Vásquez Quintero, de 38 años de edad, quien residía en Caña de Azúcar del municipio Mario Briceño Iragorry.

De acuerdo a la información facilitada a los periodistas, el gendarme, luego de cumplir con sus obligaciones de trabajo, se acercó hasta la residencia signada con el 09-A, en donde vive su segundo frente.

Poco después se acostó a dormir tranquilamente, pero a la 1:00 de la madrugada, a la citada residencia, ingresaron “misteriosamente” cuatro individuos e interrumpieron su sueño intempestivamente. No hubo rastros de violencia en el inmueble.

Como se trataba de un funcionario policial, Vásquez trató de repeler a la acción violenta o al menos controlando los ánimos de los maleantes. Sin embargo, los delincuentes se lo ganaron en velocidad y le efectuaron, al menos, cinco disparos en distintas partes del cuerpo, ocasionándole la muerte casi de manera inmediata.

Su cuerpo quedó tendido en el piso sobre un charco de sangre. Y lo más curioso del asunto es que a la mujer no le hicieron nada. Como dicen un refrán criollo: “No le tocaron un pelo”.

Hay muchas interrogantes sobre tal evento sangriento y en función de aclarar las circunstancias del caso, comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, adscritas a la Base de Homicidios en San Pablo, se trasladaron al sitio del suceso iniciando las averiguaciones de rigor y tomando declaraciones de posibles testigos.

Asimismo hicieron acto de presencia funcionarios de la DIEP, de la Policía Municipal, Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana y de la Policía de Aragua, quienes en forma conjunta abordaron varios sectores de la comunidad de El Charal, Los Jabillos, los ranchos de Coropo y en otros sectores de la parroquia Santa Rita.

La medida se cumplía bajo las instrucciones del general Juan Ernesto Sulbarán Quintero, secretario de Seguridad Ciudadana, de dar con la ubicación y paradero de los homicidas, con la intención de ponerlos en manos de la justicia para que rindieran cuentas sobre sus actuaciones criminales.

RAZZIA POLICIAL

Tras un fuerte despliegue policial y con la ayuda de los compatriotas cooperantes, los investigadores policiales dieron con el paradero de uno de los presuntos homicidas del funcionario.

Seguidamente se le dio la voz de alto, sin embargo, el sospechoso hizo uso de su armamento de porte ilegal contra las comisiones policiales, suscitándose luego un enfrentamiento, donde cayó herido e inmediatamente fue trasladado a un centro asistencial, falleciendo cuando estaba siendo atendido por los facultativos de guardia.

Se identificaba con el alias de “El Catire” y su verdadera identidad era Michael Gabriel Exleider Aguilar Álvarez. Sus restos fueron trasladados hasta la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley.

Mientras que en Fundacoropo, sector La Voluntad de Dios, específicamente en la calle L, casa número 20, resultó abatido otro de los implicados presuntamente en la muerte del funcionario policial, quedando identificado como Deivis Wilfredo Villegas Fernández, reconocido con el remoquete de “El Deivis”, cabe destacar que ambos sujetos pertenecían a la banda de “EL Charra”.

Las comisiones mixtas andan tras las pistas de los demás involucrados en el homicidio del investigador de la DIEP, según lo informado a los periodistas que se acercaron a uno de los sucesos registrados en las primeras horas de la mañana de ayer miércoles.

TRECE AÑOS DE SERVICIO

Se resalta que Ricardo Vásquez era padre de cuatro hijos, uno de ellos de condición especial y 13 de los 38 años, dedicados a formar parte de las filas policiales y últimamente pertenecía a la DIEP. Cumplía una acertada labor profesional combatiendo bandas criminales y la delincuencia común y organizada, según lo indicado a los periodistas.

Lo consideraban el “mano derecha” del jefe de la DIEP, y además muy servicial.

SOSPECHAN DE UNA MUJER

Por otro lado, los familiares de la víctima, especialmente su esposa, ofreció declaraciones a los periodistas en las afueras de la morgue de Caña de Azúcar, expresando lo siguiente: “Mi pareja y yo, tenemos 8 meses separados y actualmente él vivía con su pareja”.

Ella era su compañera de turno y al parecer se encontraban en trámites de separación por cuestiones de la vida. Vásquez andaba en un proceso de reconciliación y supuestamente me prometió que se separaría de esa mujer, quien presuntamente es una funcionaria igualmente.

Sin embargo, lo mataron en la casa de esa mujer, y lo curioso del asunto es que a ella no le pasó nada en absoluto. Da mucho que pensar y especular hasta que no se aclare el panorama.
También se dijo que el ex marido de esa mujer, en un arranque de celos, habría planificado la muerte del padre de mis hijos e incluso sospecho de ella. Se dicen tantas cosas, manifestó la denunciante.

Vale aclarar el meollo del asunto que mientras el Cicpc no tenga nada claro o precisado el móvil, todos son sospechosos a la hora de la investigación policial. Por lo tanto, todas las comisiones de la División de Homicidios de Aragua están abocados a dar una respuesta contundente.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO

Loading...