Vecinos de la Coromoto: “Parecemos unos vigilantes cuidando que no boten basura”

Los vecinos de la calle 102 de La Coromoto se quejaron ante la prensa por las condiciones en que se encuentran las adyacencias de esa comunidad, haciendo alusión a la gran cantidad de basura que puede observarse.

Lo que más llama la atención de la situación es que los habitantes que se atrevieron a denunciar, lo hicieron porque “hemos hablado con los trabajadores de los tráileres, es decir, con los que venden comida rápida en esta calle, y ellos dicen que ellos no son los que botan basura allí”, dijo la señora Miriam Báez.

Ambos vecinos denunciaron que la calle es limpiada frecuentemente

En ese mismo sentido, explicó que cuando increparon a los trabajadores de la economía informal sobre la suciedad en la que se encuentra la calle, ellos explicaron de manera descarada que “caerán los papeles y la basura del cielo, porque nosotros no somos”.

Asimismo, Mario Martínez también puso su queja por la situación, pues él destacó que “siempre nosotros limpiamos y estamos pendientes de esta zona”, cosa que ratificó la señora Miriam al decir que “es que eso nos interesa y nos afecta y por eso estamos siempre pendientes”.

Su reclamo básico es que siempre ellos deben encargarse de limpiar la calle y cortar la maleza que crece en los alrededores y a pesar de ello nunca se respeta su trabajo, porque siempre la calle continúa en patético estado de higiene.

También comentó que una cuadrilla de personas de una iglesia cercana se había puesto de acuerdo para hacerle mantenimiento a esa calle, sin embargo, luego de haber hecho la limpieza, la basura comenzó a acumularse nuevamente.

“No creo que sea justo que nosotros vivamos aquí como unos vigilantes para que la gente no bote la basura, porque ya verdaderamente estamos molestos y cansados de eso”, relató la señora Báez.

Finalmente, el señor Mario Martínez hizo una petición a todas las personas que transitan por el lugar, así como también a los habitantes del sector, para que dejen de tirar desechos en el lugar, pues es bastante complicado para ellos mantenerse siempre al pendiente de que permanezca sin basura.

La problemática se extiende no solamente a las personas que viven o trabajan en el sector, sino también a personas foráneas a la comunidad que se encargan de mirar ese sector como un botadero de basura, “entonces pasan en los carros, se estacionan y dejan la basura, ya uno no encuentra cómo decirle a la gente que eso no es botadero”, sentenció la señora Báez.

La maleza siempre se corta, pero debido a un bote de agua constante vuelve a crecer

Según lo denunció el señor Martínez, los trabajadores de la economía informal de la cuadra anteriormente recogían sus desechos y los colocaban en los contenedores del supermercado que se encuentra en el lugar, razón por la que los dueños del reconocido supermercado tomaron la decisión de encadenar las estructuras donde se encuentran los contenedores.

“Aquí echan todo tipo de cosas”, dijo el señor Martínez, antes de contar que la última vez que la basura adquirió un fétido olor particular se debió a que “echaron un perro muerto ahí, ¡imagínate tú, un perro muerto!”.

El llamado final es a los responsables de colocar basura en ese lugar para que no lo sigan haciendo, pues representa un irrespeto al esfuerzo que realizan los vecinos para recoger los desechos.

ANDRESSA GARCÍA | elsiglo
fotos | DENYS SÁNCHEZ

Loading...