“Por comerse la luz” habrían asesinado a dos jóvenes en Caña de Azúcar

Loading...

Luego de que fueran asesinados dos jóvenes entre el sector 5 y 6 de Caña de Azúcar durante la madrugada del pasado sábado, este domingo se agregaron mayores datos a la historia que ha mantenido en vilo a los habitantes de la mencionada parroquia.

También te puede interesar: Asesinaron a futbolista y su progenitora en un confuso tiroteo en México

caña de azúcar
Los cuerpos fueron hallados en los matorrales

Vale recordar que las víctimas quedaron identificadas como Jonathan Eduardo Silva Bravo, de 18 años, y Jorge Luis Jiménez Hernández de 17.

Alrededor de la 1:00 de la tarde del pasado viernes, la madre de Jiménez Hernández, vio salir a su hijo de la casa en la que ambos residían en el sector 2 de Caña de Azúcar, y aunque intentó pedirle que no saliera, éste no le prestó atención y se dispuso a continuar su camino.

Como si los presagios de una madre jamás se equivocaran, la desventura acompañó a Jorge Luis hasta su muerte ocurrida en horas de la madrugada del sábado a manos de al menos cinco despiadados antisociales.

Es de recordar que la ciudadana Iraida Hernández, madre de una de las víctimas, comentó a la prensa entre llantos y sollozos cómo supuestamente habrían ocurrido los hechos, sin embargo, la madre de la segunda víctima, de nombre Rosa Bravo, agregó más detalles a la macabra historia de Caña de Azúcar.

A las afueras del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, la consternada progenitora de Jonathan Eduardo Silva Bravo, explicó que su hijo salió como de costumbre a encontrarse con sus amigos, a los cuales ella poco conocía, de hecho confesó no haberse enterado que Jorge Luis Jiménez era frecuentado por su hijo.

En medio del llanto, la señora relató que se enteró que su hijo era uno de los muchachos que habrían encontrado en los matorrales del sector 6 de Caña de Azúcar, por rumores que se esparcieron como pólvora a través de las redes sociales, en específico a través de Facebook.

Según comentó Bravo, madre de Jonathan Eduardo, su hijo se había ido de la casa desde la tarde del viernes porque iría a una fiesta con sus amigos, sin embargo, él nunca le dijo en qué lugar específico sería el encuentro, así que para la mañana del sábado ella se encontraba confiada en que su hijo seguía en la residencia donde tuvo lugar la fiesta, cuando comenzó a escuchar acerca de los rumores.

Familiares de Jonathan Silva dieron declaraciones a la prensa en medio de su consternación

“El papá se fue a reconocer a mi hijo, porque comenzamos a escuchar y a leer por Facebook que habían encontrado esos cuerpos ahí en los matorrales, entonces él se fue para ver, y bueno ahí estaba mi hijo”, alcanzó a comentar la señora Bravo antes de romper en llanto.

Según lo especificó su madre, Jonathan Eduardo era el tercero de cuatro hijos.

SE ADELANTAN LAS INVESTIGACIONES

De manera extraoficial se conoció que fueron cinco los implicados en el asesinato de los dos jóvenes, que presuntamente no serían exactamente “sanos y trabajadores”, pues anteriormente la madre de uno de ellos habría afirmado que “sé que no hacía cosas buenas, pero siempre lo aconsejaba, sin embargo, era terco”.

Se supo también por boca de Iraida Hernández, madre de Jorge Luis, que este último había decidido dejar los estudios cuando apenas cursaba segundo año de bachillerato, y en la actualidad no se dedicaba a nada, ni a estudiar ni a trabajar.

Sobre la identificación de los presuntos antisociales, de manera extraoficial se supo que se han estado llamando a testigos del suceso para que rindan declaraciones ante las autoridades con la idea de configurar los retratos hablados de los presuntos victimarios, para dar con su paradero lo antes posible.

Mediante fuentes ligadas a las pesquisas se conoció que las investigaciones se dirigen hacia un presunto ajuste de cuentas, tomando en cuenta que las víctimas podrían haberse dedicado a cometer delitos menores en el sector, tales como robo y hurto, y por cuestiones del destino, cometieron alguna fechoría contra la persona equivocada, resultando fatales las consecuencias.

De más está decir que los efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, trabajan diligentemente en pro de esclarecer los hechos lo más pronto posible.

La fase inicial es la de realizar los retratos hablados y analizar las evidencias encontradas en la escena del crimen. Aunque se informó nada al respecto, los sabuesos manejan algunos datos que serían cruciales para llegar a la identidad y paradero de los criminales.

ANDRESSA GARCÍA | elsiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO / JOSÉ RAMÓN GONZÁLEZ

Loading...