Se agudiza crisis de transporte en el eje Este de Aragua

Al igual que la presión nos hace trabajar más rápido, la necesidad agudiza el ingenio, esta es una frase que toma como suya la situación actual del país, así lo aseguran los residentes del eje Este del estado Aragua.

También te puede interesar: En la capital de Ribas amanecieron con colas

transporte
El terminal de Ribas, lucía desolado sin unidades

Y es que en la actualidad se han visto afectados por una nueva línea de la grave crisis que sufre el país, con respecto al transporte público, pues ahora se adiciona, la confusión, ante el valor que deben cancelar por el servicio.

Para muchos los montos pueden parecer simbólicos en un país hiperinflacionario pero la dificultad para los ciudadanos está en conseguir el dinero físico y saber cuánto es lo que deben pagar, aunque la situación con el primero, ya al parecer comienza a normalizarse.

Los pasajeros comentan que suben y bajan de unidades que no están acondicionados para trasladar a personas. No tienen asiento, ni ventilación. En ocasiones las puertas van abiertas, sin ningún tipo de resguardo para el usuario, que es obligado a cancelar la suma de dinero, que “les apetezca”.

En este sentido, los ciudadanos aseguran que esta situación, ha agudizado la dificultad, puesto que ya son pocos los medios que tienen para desplazarse a realizar sus actividades cotidianas, como ir al trabajo, universidad o simplemente a dirigirse a hacer las compras diarias. Indican que hasta las conocidas “Perreras”, han dejado de circular con la regularidad que lo hacían antes.

De este ambiente de desconcierto que se comenzó a vivir esta semana, no han escapado los pobladores de los municipios, Ribas, Bolívar, Tovar y Santos Michelena, quienes aún con bolívares fuertes, esperan por largas horas en las paradas para poder llegar a sus destinos.

Carmen Bracamontes señaló: “Hace unos días salió Delcy Rodríguez diciendo que el pasaje nuevo lo comenzarían a cobrar desde el primero de septiembre, entonces el viernes salió otro diciendo que desde hoy. No entiendo cuál es la guachafita, porque entonces los camioneteros hacen lo que les da la gana y uno debe aguantárselo. Qué se pongan de acuerdo”.

“Es una situación intolerable. Ahora están comenzando a salir los billetes, pero resulta que no salimos de una para entrar en otra, porque ahora nos suben el pasaje y estamos confundidos, porque ni siquiera el sueldo nuevo ha entrado en vigencia y ya hay muchos que están haciendo de las suyas, por la falta de información”, aseveró Emma Ruiz.

Del mismo modo, Elizabeth Valera dijo: “Estoy en la parada hace como 2 horas y ya van varias que están pidiendo el bolívar soberano, cosa que no tengo porque ni el primer sueldo he cobrado. Sin contar que es imposible pagarlo, sino brindan un servicio óptimo. Y montarme en un recoge locos me parece un peligro, porque los mismos no tienen ningún tipo de seguridad y estos normalmente cobran más caro, no me quiero imaginar ahorita”.

En concordancia con Valera, José Jurria agregó: “No sólo en el eje hay una gran desinformación, sino en toda Venezuela, las autoridades están jugando con la situación y la necesidad del país, que no termina de salir de una para adentrarse en otra y sin explicar bien al ciudadano común. Yo por ejemplo soy discapacitado y este problema me golpea directamente, porque no me dejan pagar la mitad de pasaje como reza la ley, ya que según eso no existe. No hay un margen de respeto”.

Por su parte, Jessica Briceño aseveró: “La confusión que estamos viviendo actualmente, nos está llevando a ser utilizados por los colectores, porque no sabemos bien en cuánto está el pasaje, ni qué billete utilizar. Tengo 30 mil bolívares fuertes y eso es lo que puedo pagar, espero me dejen subir y no se pongan como otras veces que no nos permiten irnos en los buses”.

María Laura Briceño dijo: “Yo comienzo a familiarizarme con la moneda, pero las autoridades antes de hacer cualquier cambio, deben esperar que el pueblo se acostumbre, porque de lo contrario, pasa lo que estamos viendo ahorita, donde ni los camioneteros saben cuánto cobrar. Mientras unos cobran 30 bolívares fuertes, los otros piden hasta 1,5 de los soberanos, porque no hay quien los detenga”.

elsiglo

Loading...