OPPO renueva sus líneas populares e incluye tres cámaras y dos baterías

Loading...

El lanzamiento del R17 Pro en China cierra una nueva generación que se caracteriza por el ‘notch’ en forma de gota de agua y una carga superrápida.

El fabricante chino de teléfonos móviles OPPO ha sacado la artillería pesada en su nueva generación de móviles para arrinconar a sus competidores.

Dispara tanto contra los terminales nobles de Apple, Samsung y Huawei con el Find X, el primer ‘smartphone’ que merece el calificativo de ‘todo pantalla’ -ese panel ocupa el 94% de la superficie frontal-, como contra Xiaomi y las gamas más económicas de la marca surcoreana con la renovación de dos de sus series más populares: la R, en la que acaba de presentar el R17 Pro, y la F, que está destinada a mercados extranjeros y que cuenta con el F9 Pro como nuevo buque insignia.

Imagen del modelo F9 Pro de Oppo.

Estos dos últimos tienen un elemento de diseño en común: convierten el polémico ‘notch’ popularizado por el iPhone X -la pestaña en el borde superior de la pantalla que alberga la cámara ‘selfi’ y diferentes sensores- en una ‘gota de agua’.

Así, la muesca se convierte en un punto de pequeñas dimensiones -similar al adoptado por el Essential Phone- que solo deja espacio para la cámara frontal y que permite aprovechar al máximo el extremo superior. Hay espacio para todo tipo de notificaciones que antes quedaban reducidas a la mínima expresión.

Además, el R17 Pro se lanza contra el P20 Pro de Huawei incorporando tres cámaras. No obstante, sus funciones son diferentes.

La principal está emparejada con un sensor de 12 megapíxeles y cuenta con un objetivo extraordinariamente luminoso y de apertura variable -f 1.5 a f 2.4-, la secundaria tiene una resolución de 20 megapíxeles, y la tercera es la que más llama la atención: está equipada con un sensor tridimensional TOF, similar al que las marcas utilizan para lograr que el desbloqueo facial sea seguro haciendo un mapa 3D del rostro del usuario.

Imagen del modelo F9 Pro de Oppo.

En este caso, no obstante, OPPO asegura que sirve para tomar fotografías en tres dimensiones y para mejorar las capacidades de realidad aumentada del aparato. Jugar al Pokémon Go y videojuegos similares en el R17 Pro supondrá una experiencia totalmente diferente.

 

Por su parte, fiel a la reputación que tiene como ‘rey del selfi’, OPPO adopta una cámara de 25 megapíxeles en el panel frontal, equipada con los filtros de belleza habituales y los modos de inteligencia artificial que ya se han convertido en el estándar de la industria.

Otra de las grandes novedades del último OPPO es la adopción de un peculiar sistema de baterías. Porque el R17 Pro no incluye una sino dos. Concretamente, cada una tiene una capacidad de 1.850 mAh., lo cual iguala los 3.700 mAh. del Find X.

La diferencia está en cómo trabajan a la vez para permitir que el sistema de carga superrápida desarrollado por la empresa de Shenzhen obtenga resultados inéditos.

Siempre según los datos proporcionados por OPPO, esta configuración permite alcanzar una potencia de carga de 50W, lo cual proporciona un 40% de la capacidad de las baterías en solo 10 minutos.

El SuperVOOC, que estrenó hace un par de meses la versión Lamborghini del Find X, el 100% de la batería en solo 35 minutos, y supone un gran salto en la autonomía de los teléfonos móviles.

La marca, además, asegura que es tan seguro como otros, ya que la configuración que ha ideado mantiene la temperatura de las baterías siempre por debajo de los niveles peligrosos. Y, en el caso de que se utilice un cargador no homologado, el teléfono simplemente se carga a menor velocidad.

De momento, el R17 y su versión Pro, que también adoptan un sensor de huellas bajo la pantalla, estarán únicamente disponibles en China.

También te pueden Interesar:Samsung lanza un smartphone básico sin datos

Pero terminarán llegando a España, donde la compañía china se ha establecido este verano con su antecesor,el R15 y con el Find X. Su precio en el gigante asiático es de 4.299 yuanes (550 euros), que resulta muy competitivo si se compara con los terminales de Huawei, pero no tanto frente a los de Xiaomi.

Sobre todo porque, a pesar de las interesantes novedades que estrena el R17 Pro, su velocidad de procesamiento es menor.

A diferencia de los principales buques insignia de otras marcas, que adoptan el chip Qualcomm Snapdragon 845, OPPO ha optado por un procesador que se encuentra un escalón por debajo, el 710 del mismo fabricante estadounidense. Eso sí, vendrá acompañado de los 8 GB de RAM que también se encuentran en el Xiaomi Mi 8 y de 128 GB de almacenamiento interno.

Por su parte, el F9 y el F9 Plus, que están diseñados pensando sobre todo en los mercados del sudeste asiático, reducen los costos en materiales con una tapa de plástico fabricada en un peculiar diseño romboidal de dos colores -el R17 incluye la última generación de cristal Gorilla-, rebajando la memoria RAM a 4GB o 6GB, y adoptando un chip todavía menos potente: el Helio P60 de Mediatek.

Eso permite a la marca china rebajar el precio hasta los 250 euros y atraer a un público que busca destacar más por la apariencia del móvil que por sus prestaciones técnicas.

A pesar de eso, los F9 también incluyen la carga rápida estándar, una cámara dual trasera, y el mismo sensor de 25 megapíxeles del R17 en el objetivo para los selfis.

“Entramos en una fase ambiciosa en la que buscamos competir en todas las gamas, menos en la más baja.

El diseño es una de nuestras principales señas de identidad, así como la fotografía selfi.

Creemos que la mayoría de los usuarios no requieren los procesadores más potentes, porque casi nunca alcanzan sus velocidades punta y gran parte de la memoria RAM nunca se utiliza.

Incorporar chips de gama media que satisfacen las necesidades de la mayoría de los usuarios nos permite ofrecer otro tipo de innovaciones que sí son relevantes a precios más moderados”, explica a EL PAÍS un representante de la marca que prefiere mantenerse en el anonimato.

Fuente: El pais

Loading...