¿El corazón por encima de la razón? La hermosa filosofía de David Hume

Loading...

David Hume (1711-1776) fue un filósofo escocés conocido por ser una de las figuras más representativas de la filosofía occidental. Su visión del mundo estaba inspirada por la importancia de los sentimientos por encima de la razón. Su pensamiento fue revolucionario para la época puesto que contradecía en numerosas ocasiones a Voltaire, quien influenció enormemente a Europa con su pensamiento.

David Hume

¿El corazón por encima de la razón?

Si. Lo más destacable de la filosofía de Hume, es que en lugar de perseguir el razonamiento y la búsqueda constante de la razón –como la gran mayoría de los filósofos- creía que los sentimientos eran más importantes, que se debían valorar las emociones y enseñar al mundo a ser más amable y más paciente, más solidario y amoroso en lugar de intelenctual y racional.

¿De dónde saca la conclusión? Hume explica que los seres humanos se inspiran en sus pasiones para tomar todo tipo de decisiones. Pese a que la razón y el análisis lógico siempre está involucrado en la cotidianidad, son los sentimientos los que guían nuestras acciones. Un mundo en el que todos sigan sus buenos sentimientos y trabajen desde el corazón, resultaba ser ideal para Hume.

Una visión problemática para su época: “No concuerdo con Descartes”

David Hume vivió en la “Era de la razón” en la que la grandeza de todos los seres se medía por qué tan racionales eran sus acciones. El filósofo estaba en contra de este pensar, por lo que su visión sentimentalista del mundo era considerada revolucionaria y hasta un tanto problemática, por el carácter liberal e incontrolable de las pasiones.

También te pueden Interesar:Descubren el ojo más antiguo del mundo

El solía decir que tratar de sacarle una conclusión racional a todo, era un tipo específico de locura. En Europa el pensamiento que estaba más arraigado era el de Descartes, quien creía que la mente era como una canasta de frutas y que debíamos desechar todas aquellas que no fueran perfectas o razonables.

Hume refutaba esa idea y decía que son muy pocas las ideas totalmente racionales en la mente de una persona, todas están influenciadas por los sentimientos y las pasiones.

La educación de las pasiones “La mente es un teatro, no somos más que percepciones”

La corriente filosófica por la que se puede clasificar a Hume es el escepticismo, que se encarga de cuestionar todo tipo de “razones” predeterminadas por el tiempo y buscarles un sentido más lógico y razonable que lo que se tiene preestablecido.

Hume explicaba que cada ser humano tiene una percepción diferente de la vida y que no hay manera de controlarla o catalogarla; cada quién tiene su realidad y su verdad, con base en sus sentimientos y experiencias.

Hume sabía que su concepto de “pasiones” podía llegar a ser conflictivo, por eso decidió implementar lo que él llamó: la educación de las pasiones. ¿Cómo se lograría? Creando un sistema educacional que enseñara a implementar en la vida diaria el uso de valores como la solidaridad y la paciencia, en lugar de la competitividad y la envidia.

“Fue un hombre ejemplar” Las palabras de su doctor después de su muerte

David Hume fue un hombre admirado por muchos, su carácter sensible y la importancia que le daba al amor y a la solidaridad, lo convirtieron en una de las personalidades más recordadad de todos los tiempos. Un filósofo lleno de paz y amor. Murió a los 65 años y su doctor -quien era su más íntimo amigo- lo describió así:

“Vivió hasta el último momento siendo perfectamente sensible, libre de dolor y de sentimientos de angustia o estrés. Nunca mostró ni el más mínimo gesto de impaciencia y cuando debía hablar, lo hacía con ternura y cariño. Murió en paz con su mente y feliz con su vida. Nada pudo ser mejor.”

Hoy, David Hume es considerado uno de los filósofos más importantes del mundo y sus ideas sobre la vida son reproducidas y respetadas en todo tipo de movimientos sociales.

Fuente: Culturizando

Loading...