EEUU considera enviar un barco hospital para ayudar a refugiados venezolanos

Loading...

El secretario de Defensa de EEUU, Jim Mattis, dijo el viernes que enviaría un buque hospital de la Marina de Estados Unidos a la costa colombiana para ayudar a atender refugiados venezolanos que han saturado el sistema médico colombiano, la primera incursión militar estadounidense en la crisis de Venezuela.

También te puede interesar: Uruguay lamenta partida de un “gran humanista” como Kofi Annan

EEUU
Imagen referencial

“Es absolutamente una misión humanitaria. No enviaremos soldados, enviaremos médicos “, dijo Mattis al referirse sus planes de enviar un reluciente carguero blanco con una Cruz Roja pintada en un costado para ayudar a tratar a los refugiados en Colombia y probablemente en otras naciones latinoamericanas.

No dio un cronograma de cuándo el barco, probablemente el Comfort, partiría desde su puerto de origen, posiblemente Norfolk, Virginia.

Los funcionarios de defensa de EEUU todavía tienen que decir cómo se equiparía el barco para la misión de socorro de salud para los refugiados venezolanos. En tiempos de guerra, el Comfort puede llevar 1,215 miembros del personal médico militar, realizar 12 cirugías simultáneas, atender 1,000 camas de hospital y transportar heridos en helicóptero. Por lo general, ha tmovido una tripulación menor y menos equipamiento destinado a proporcionar ayuda humanitaria básica en lugares afectados por desastres naturales con difícil acceso.

Más de un millón de venezolanos han huido de la escasez de alimentos y la pobreza en su tierra natal en los últimos 18 meses, a menudo viajando a pie o en autobús a la vecina Colombia y, en menor cantidad, a Brasil en lo que las Naciones Unidas considera una crisis de refugiados. Ambos países han tratado de apuntalar la seguridad a lo largo de sus fronteras terrestres mientras acogen a los migrantes.

La decisión de desplegar tropas médicas estadounidenses en la peor crisis migratoria en la historia de América del Sur es una divergencia significativa de la política de administración de Trump. Los funcionarios de defensa han dejado el tema a las organizaciones de ayuda humanitaria civil e internacional para evitar la posibilidad de que el gobernante venezolano Nicolás Maduro lo use como una intervención militar de EEUU en la región.

Hasta ahora, Estados Unidos ha proporcionado al menos $55 millones en ayuda general, algo que los funcionarios de defensa han enfatizado particularmente desde que el presidente Donald Trump anunció el verano pasado que no estaba “descartando una opción militar” para resolver la crisis venezolana.

Mattis dijo que esperaba anunciar la misión del buque hospital en su totalidad al final de su gira de una semana, durante la cual la crisis migratoria venezolana emergió en cada lugar que se detuvo.

Pero el viernes, Mattis se reunió con el nuevo presidente y con el ministro de Defensa de Colombia, y se le ofrecieron sugerencias específicas sobre “cómo podemos diseñar la cruzada en la región”. Eso significa “volver al punto de partida” antes de anunciar los destinos y el calendario, dijo. Aún no se ha decidido, por ejemplo, si el barco hospital trataría a los venezolanos en el lado Atlántico del Canal de Panamá o en lado del Pacífico, una medida que podría permitir a los trabajadores de salud de Estados Unidos tratar también la avalancha de refugiados venezolanos en Ecuador.

Si Estados Unidos sigue ese plan, deja abierta la posibilidad de que el Pentágono envíe el barco hospital Mercy, el gemelo de Comfort, cuyo puerto de origen está en San Diego.

Mattis calificó la misión “un esfuerzo para lidiar con el costo humano del [presidente venezolano, Nicolás] Maduro y su régimen cada vez más aislado”.

“¿Pueden imaginarse en este momento más de un millón de refugiados en uno de nuestros estados más populosos, digamos California, y lo que significaría para ese estado? Pónganle a eso esteroides y podrán ver por qué este es un momento en que una de nuestras democracias están en problemas y tenemos que ayudarnos unos a otros”.

Mattis personalmente defendió la idea de una misión militar de ayuda médica a principios de este mes en vísperas de su primer viaje a Sudamérica, dijo un asistente, pero esperó consultarlo el viernes por la mañana con el nuevo presidente de Colombia, Iván Duque, antes de hacer la declaración oficial.

Antes de Bogotá, Mattis visitó Brasil, Argentina y Chile, y la crisis de Venezuela se abordó repetidamente. Desestimó los reclamos de Caracas de que Estados Unidos participó en el frustrado ataque con drones contra Maduro durante un discurso ante cientos de soldados en la capital.

“Estados Unidos no lo hizo, y nadie más lo hizo. Se pueden mirar al espejo con el problema, el Sr. Maduro puede hacerlo”, dijo el general de la Marina retirado a la prensa. “Todos saben que ellos han creado sus propios problemas allí”.

Las pistas de aterrizaje de 894 pies de largo del Comfort pueden acomodar helicópteros para evacuación médica o de cargas pesadas, que podrían instalar o brindar suministros a hospitales de campaña. También puede anclar en alta mar y traer pacientes a través de puertos laterales. Ha estado en varias ocasiones en el Caribe y América Central en misiones de buena voluntad, así como en esfuerzos de ayuda humanitaria después de desastres naturales.

La misión de refugiados venezolanos será el sexto despliegue de barcos-hospitales en el hemisferio occidental desde el 2007, dijo una declaración del Pentágono. Su última misión de socorro conocida en la región fue en octubre pasado, cuando fue a Puerto Rico para ayudar a los damnificados por el huracán María.

Fuente: elnuevoherald

Loading...