Colapso de puntos de venta y falta de efectivo desesperan a comerciantes

Loading...

La falta de algún servicio básico es el perfecto detonante para que los habitantes de un pueblo comiencen a organizarse en protesta por sus derechos, algo como esto es lo que está ocurriendo en el municipio Costa de Oro del estado Aragua.

También te puede interesar: Peligra importación de textos escolares

Costa
Del arco hacia el pueblo, Costa de Oro queda incomunicada

Los ocumareños no solamente presentan múltiples problemas con el suministro de servicios básicos, sino que también tienen grandes dificultades a la hora de adquirir productos alimenticios; al menos así lo expresaron algunas de las personas entrevistadas.

“TRUEQUE” COMO MÉTODO DE COMERCIO

En un primer momento, Juan Carlos Vives dio detalles sobre la grave problemática en materia de electricidad por la que atraviesan todos los habitantes del sector, debido a que en muchos locales comerciales se han visto en la imperiosa necesidad de utilizar métodos de pago no convencionales, que pueden ir más allá de las ya frecuentes transferencias e incluso el pago móvil.

Vives explicó que la última vez que se fue la luz en el municipio duraron aproximadamente dos semanas sin el servicio, sin contar que se ha hecho cada vez más reiterativa la problemática. “Yo tengo apenas cinco meses aquí, pero ya me di cuenta de cómo son las cosas, aquí se va la luz a cada rato y por mucho tiempo”, recalcó Vives.

De la misma manera, destacó que debido al asunto de la falta de luz, muchos comerciantes se han visto afectados por ello, recurriendo entonces al antiguo método del “trueque”. Así también lo aseveró el resto de los encuestados, entre los que resaltó el testimonio de Jennifer Torres, una lugareña que comentó las vicisitudes que padecen en la calle de los dulces debido a la falta de electricidad.

Y es que el hecho no es sólo que se vea interrumpida la energía eléctrica, sino que eso acarrea graves problemas a la hora de vender, “imagínate, aquí muchas personas optan por cambiar comida por dulces, aunque a mí no me gusta hacer eso”, confesó Torres.

“El que se vaya la luz representa que los puntos de venta no funcionen, entonces tenemos que trabajar con efectivo y no hay”, puntualizó Torres, quien recordó que en los 32 años que tiene viviendo en el municipio Costa de Oro, durante este último año es que ha percibido ese tipo de comportamiento en el comercio de la zona, cuyo testimonio fue confirmado por Carmen Hernández, otra vendedora de dulces de la calle Independencia del casco central.

Hernández, que tiene 18 años viviendo en la Costa de Oro, recalcó que en todos esos años, el servicio de electricidad ha sido el talón de Aquiles de la población, siendo la temporada alta el período más afectado; además destacó, “no me preguntes por qué, pero siempre, siempre en temporada se va la luz, eso es fijo”, dijo.

Al preguntársele sobre su manera de trabajar cuando falla el servicio de luz, o se interrumpe la conexión de telefonía fija de Cantv, o simplemente hay colapso con las líneas bancarias, la señora Hernández dijo con pesar, “no trabajamos, no podemos hacerlo, ¿cómo hacemos?, y eso nos genera pérdidas; a veces aplicamos lo de cambiar dulces por comida, pero no siempre, porque por ejemplo, me sirve más azúcar y harina de trigo, porque es mi materia prima”, sentenció la popular dulcera.

Los comercios en general, el turismo, la gastronomía y la cultura ocumareña como patrimonio de todos los aragüeños se está perdiendo en la desidia y el abandono ante la mirada ausente del “cuyagüero” que funge como primera autoridad del municipio; al menos así lo destacaron varios de los encuestados, entre ellos se recurre nuevamente al testimonio de Juan Carlos Vives, quien con apenas cinco meses como habitante del pueblo, no tuvo inconveniente en decir que “ese alcalde de aquí no hace nada, es un incompetente”.

Esta opinión fue compartida por Jennifer Torres cuando se atrevió a reflexionar para sí, “ese alcalde vive aquí y se la pasa de fiesta, ¿no va a saber todas las penurias que vive este pueblo?”. En todo caso, la intención de los lugareños, más que subrayar una mala gestión, fue hacer una petición formal al Gobernador del estado Aragua de que tome cartas en el asunto, pues Ocumare forma parte del atractivo turístico de la faja costera del país.

OCUMARE INCOMUNICADO

Hacia el año 1910, el entonces presidente de la República, general Juan Vicente Gómez, decretó que fuera construida la carretera que comunicara a la ciudad de Maracay con el municipio Ocumare de la Costa de Oro, con la intención de facilitar el acceso hacia esa pintoresca zona turística del estado, siendo así como los presos de la época pusieron manos a la obra en la fabricación de dicha vía.

Algunas décadas después y tomando en cuenta todos los avances de la tecnología, los ocumareños pueden contar con distintos métodos de comunicación para hacer contacto con la ciudad de Maracay, sin embargo, esto no ocurre precisamente así.

Como ya bien claro ha quedado, el problema del pueblo yace en la recurrente falla de energía eléctrica, sin embargo, esto da pie a otras aristas aún más preocupantes, como por ejemplo las telecomunicaciones.

Es por ello que Herlys Chiech, quien tiene toda su vida viviendo en el casco central de

Ocumare de la Costa, explicó que desde hace aproximadamente quince años la Cantv dejó de ser la misma de antes, así que a partir de allí comenzaron los problemas con los comercios. “La mayoría de las líneas aquí son Cantv, entonces claro, se va la luz y no hay punto; pero el otro problema es que también quitan el teléfono, entonces cuando no es una cosa es otra”, replicó Chiech.

Ocumare
Ocumare de la Costa de Oro no sólo se trata de playas, sino también de su gente

De esa manera puntualizó que desde que la empresa telefónica comenzó a tener problemas con las antenas de comunicaciones en ese pueblo de la costa aragüeña, sus pintorescos habitantes se han visto en la necesidad de afiliarse a servicios privados de telefonía, que entre otras cosas, funcionan algunas veces para transar con el punto de venta.

“No todos pueden, pero la verdad es que hay varios negocios que no utilizan la línea de Cantv, sino que contratan los servicios de telefonía privada para los puntos de venta y por eso es que pueden trabajar, pero eso es muy caro y no todos tienen la posibilidad de hacerlo”, fue parte de lo que expuso Chiech.

Por su parte, Emicar Mora, quien permanecía en otro de los populares puestos de dulces que se pueden ver en la calle Independencia del casco central de Ocumare, ratificó que debido al tema de las comunicaciones y la caída de los puntos de venta, se han visto en la necesidad de trabajar como en la antigüedad, es decir, a través del trueque.

“Muchos han ido a la Alcaldía y a Corpoelec en búsqueda de respuestas por el tema de la luz y las comunicaciones, pero siempre nos dicen lo mismo, entonces ya no sabemos a quién acudir”, fue parte de lo que comunicó Mora, a la vez que recalcó, “nosotros aceptamos cualquier tipo de comida para el canje, hay quienes no aceptan comida Mercal, porque dicen que es muy económica y no les conviene, pero nosotros cambiamos cualquier tipo de comida, total, es comida”.

Muchos son los turistas que se llevan consigo varios artículos de comida para hacer el respectivo trueque, bien sea por pescado fresco o por otros rubros que se produzcan en la costa o en las siembras que se pueden apreciar en el camino, al menos eso es parte de lo que hace Manuel Rivas.

“El tema aquí de los puntos de venta es un verdadero caos, al menos dos o tres negocios son los que los tienen, que funcionan cuando no hay línea, porque aparentemente son inalámbricos, pero de resto todos tienen que ceñirse a los problemas de las líneas, entonces no encuentran cómo trabajar, por eso llegan a la situación del trueque”, destacó Rivas, quien es dueño de una plantación de plátanos en las inmediaciones del pueblo, así que su mercancía la cambia por algunos paquetes de arroz, azúcar u otros rubros que lleven consigo los turistas que suben a Ocumare.

El llamado final de todos los habitantes del pueblo que fueron entrevistados fue a las autoridades competentes, a la Alcaldía y a la Gobernación del estado para que haga un alto en el pueblo de Ocumare y se percaten de que esa zona turística es más que playas bonitas y pescado frito, pues son sus habitantes los que más sufren y padecen la epopeya de vivir tan apartados de la ciudad.

La intención es que puedan ver el grave problema que se vive en las costas aragüeñas, no solamente en el tema de la energía eléctrica y los puntos de venta, sino en la dignidad de los lugareños, quienes ven cómo día tras día pierden ese sentido y ese derecho, al verse en la necesidad de cambiar los productos que con tanto sacrificio obtienen de la pesca y la cosecha por algunos kilogramos de “papa”.

HABLA LA GENTE

Juan Carlos Vives: “Yo tengo apenas cinco meses aquí, pero ya me di cuenta de cómo son las cosas, aquí se va la luz a cada rato y por mucho tiempo”.

Jennifer Torres: “Que se vaya la luz representa que los puntos de venta no funcionen, entonces tenemos que trabajar con efectivo y no hay”.

Carmen Hernández: “No me preguntes por qué, pero siempre, siempre en temporada se va la luz, eso es fijo”.

Herlys Chiech: “La mayoría de las líneas aquí son Cantv, entonces claro, se va la luz y no hay punto; pero el otro problema es que también quitan el teléfono, entonces cuando no es una cosa es otra”.

Emicar Mora: “Nosotros aceptamos cualquier tipo de comida para el canje, hay quienes no aceptan comida Mercal porque dicen que es muy económica y no les conviene, pero nosotros cambiamos cualquier tipo de comida, total, es comida”.

Manuel Rivas: “El tema aquí de los puntos de venta es un verdadero caos, al menos dos o tres negocios son los que tienen que funcionan cuando no hay línea”.

ANDRESSA GARCÍA | elsiglo

Loading...